martes, 12 de enero de 2010

ONE-EYED MONSTER (USA, 2008)

Director: Adam Fields. Intérpretes: Amber Benson (Laura), Jason Graham (Jonah), Jeff Denton (Jim), Caleb Mayo (T.J), Bart Fletcher (Lance), Jenny Guy (Wanda), Veronica Hart (Verónica), Ron Jeremy (Ron), Carmen Hart (Angel), John Edward Lee (Rock), Charles Napier (Mohtz), Frank Noel (Conductor bus). Duración: 79 minutos.

Síntomas: Un equipo de filmación de películas porno se encuentra aislado en el set de rodaje ubicado en una montaña, debido a un temporal. Un extraterrestre con forma de miembro viril se dedicará a poseer y asesinar uno a uno a los miembros del equipo que deberán mostrarse más unidos que nunca para hacer frente al temible ataque de la polla del espacio exterior.

Diagnóstico: El falo humano como objeto de culto ha estado presente desde las culturas más antiguas asociado a la fertilidad. Incuso Mercurio (Hermes para los griegos) no era en su origen sino una deidad fálica asociada a la fertilidad masculina. Puesto que el mito de la vagina dentada ya ha sido tratado aquí en el post dedicado a Killer Pussy, nuestro querido pene, carajo, cipote, minga, manubrio, picha, verga, rabo o como quiera llamársele también merecía su pequeño apartado cinéfilo. Curiosamente, el miembro masculino ha sido siempre objeto de muchos más tabús en el mundo del cine que su correspondencia femenina y si desde aquel primer desnudo de Hady Lamarr en Éxtasis, las actrices han mostrado sin pudor sus atributos cuando les ha venido en gana o la censura lo ha permitido, no sucede así con el hombre, reacios como han estado siempre los estudios a mostrar el pene, quizá por pudor, quizá por reverencia atávica al que siempre ha sido nuestro mayor símbolo de vigor y fertilidad. Menos mal que en las últimas décadas directores como Pier Paolo Passolini, Ken Russell, Derek Jarman, Bernardo Bertolucci, Lars Von Trier o Paul Verhoeven han decidido sacar del ostracismo a este fiel compañero de alegrías (y no pocas decepciones). Incluso una gran producción destinada al consumo de palomitas como Watchmen se atreve a mostrar con arrojo a uno de sus personajes con semejante atributo (eso sí, pitufamente pintarrajeado) durante todo el metraje. Era cuestión de tiempo (y necesidad) que pronto surgiera la aparición de un miembro viril autónomo, separado de su legítimo dueño y con muy malas pulgas, faltaría más. Y curiosamente aparecieron dos al tiempo: Bad Biology de Henenlotter (la cual todavía no he tenido la ocasión de ver) y esta que hoy tan graciosamente nos ocupa.

No obstante me temo que nuestro querido pene, pija, braulio, nabo o banana deberá esperar para tener una aparición cinematográfica de mayor envergadura. Y es que One eye monster se queda, como podíamos sospechar al leer la sinopsis en un mal chiste que se acaba a la media hora de metraje. La premisa y los primeros minutos del film son prometedores y configuran una resultona comedia en torno al crepúsculo de los dioses (y diosas) del viejo porno, arrinconados por nuevas hembras recauchutadas de incipientes neuronas y chulines de gimnasio con poca ética y menor respeto por sus antecesores en el género. Pero la gracia desaparece, paradójicamente, en el momento en el que entra en escena el protagonista de la función: un pene extraterrestre que se dedica a joder (en todos los sentidos) a los miembros del mencionado equipo de filmación. A partir de ahí, como digo, la anécdota no da para más, se limita a una sucesión de escenas con escasa chispa y pocas ocasiones para una sonrisa ni siquiera condescendiente.

Y es que, a lo largo del metraje, un virus endémico destroza las escasas posibilidades de éxito que tenía tan bizarro proyecto: una absoluta carencia de presupuesto. Su director Adam Fields, (en realidad un músico reciclado a guionista y director que compone, como no podía ser de otro modo, la resultona banda sonora), consciente de este hándicap evita mostrar al bicho en cuestión, pero ello, lejos de estimular nuestra curiosidad, alimenta nuestro aburrimiento. Y es que en este proyecto basado en una premisa tan dadaísta, uno espera mayor arrojo en la puesta en escena, y desde luego mayor audacia y alegría para ofrecernos sangre y sexo a raudales. Y aquí salvo en muy puntuales momentos, rara vez aparece nada de esto; en un producto de esta bizarría la corrección (política, estilistica y creativa) se convierte en pecado capital. Así, lo que debería ser el plato fuerte de la función en la segunda parte del metraje, las muertes por empalamiento de tan brioso corcel, casi nunca aparecen en plano, fruto ya no tanto de la falta de presupuesto sino de la propia impericia del director, incapaz de elevarse ante semejante lacra. Ni siquiera el humor es tan burro como podríamos esperar, dando la sensación en todo momento que sus responsables no sabían muy bien lo que tenían entre manos (no se admiten chistes).


Verónica y Ron: recordando los viejos tiempos

Sólo el reparto puede depararnos ciertas satisfacciones. Así, tenemos a los veteranos pornstar Ron Jeremy y Verónica Hart interpretándose a sí mismos e ironizando sin complejos sobre su propia decadencia física y profesional. Verónica y Ron fueron compañeros en decenas y decenas de films porno, toda unas estrellas del género durante las décadas de los 70/80 y aquí nos ofrecen sin duda los mejores momentos. Otra actriz habitual en las producciones de porno duro, Carmen Hart, también pone toda la carne en el asador y es la única que se atreve a enseñar sin tapujos sus más íntimos secretos y regalarnos los mejores momentos de la cinta (atención al momento en el que nos revela su truco para realizar los besos negros, o cuando la vemos ensayar su papel a solas en el dormitorio, impagable). En el momento en el que estos intérpretes ceden su lugar a la bicha del espacio exterior y la película deja de ser una comedia (por muy modesta que sea) ambientada en el mundillo del cine hard, paradójicamente la diversión se termina. Junto a ellos aparece el gran Charles Napier, como viejo veterano del Vietnam, parodiando a esos tipos duros que tantas veces le hemos visto hacer. Desgraciadamente ni su presencia es mínimamente aprovechada, convirtiéndose en más carne de cañón (perdón, de picha) para el desarrollo del film. El resto del reparto cumple con lo que se ellos se espera, es decir, poner cara de circunstancia, gritar y hacer el moñas.

El resultado final, un producto entre dos aguas que naufraga por falta de definición. Una comedia sexual sin apenas sexo, (preferimos para eso la saga Porky´s, las aventuras de Álvaro -Jaimito- Vitali o incluso las andanzas de Pajares y Esteso). Un film de horror sin horror que nos hace añorar tantas y tantas producciones ya vistas, en los que un reducido grupo de personajes, en un microcosmos aislado, se ven en peligro por una amenaza externa, empezando por esas dos obras maestras que son  La Cosa o Alíen, aquí implícitamente presentes durante toda la cinta. Como muestra el tráiler, ejemplo perfecto de cómo recopilar los pocos momentos buenos de un film en apenas dos minutos.


Tráiler Oficial

No puede perdérsela: Los fans de Ron y Verónica. (Vamos no disimuléis, que sé que hay más de uno).
Abstenerse: El que no le guste el sub-género de miembros sexuales asesinos. De hecho ni siquiera sé si existe este sub-género.
Venta: En Importación, of course.
Enlace Emule: One Eyed Monster (V.O.Sub.Español) 2008 DVDRIP Xvid-Mp3 (688x384) Estrenos-Sub.com.avi
Descarga directa: Aquí mismo.

8 comentarios:

PKDesignz (Therapyofterror) dijo...

A ver, mientras leía tu comentario estaba seguro de que al final acabaría viendola, pero estas dos frases "Una comedia sexual sin apenas sexo" (...) "Un film de horror sin horror" me han dejado KO Y si encima se hace un poco pesada... apaga y vamonos...

Saluldos Quime!!

Quimerico Inquilino dijo...

Jejeje, Pk, a ver, puede ser un entretenimiento menor cuando no sepas que ver porque tiene algunos gags buenos y las tías están de muy buen ver. Pero claro, cn ese argumento, yo al menos la esperaba mucho más burra... ¿o no?

Saludos!!

PKDesignz dijo...

Pues si, pá que nos vamos a engañar... si es que estoy por hacer un remake de ella xDD

ATXEIN dijo...

Pues esperaba otra cosa de esta cinta.. es mas, la tenía en la pila de pelis para ver, y pasa desde ya a un segundo plano, aunque acabará cayendo..pero a saber cuando..
Porque de Ron Jeremy tengo pendiente ahora Andre the Butcher¡¡

Un saludo¡¡

mavipas dijo...

OH my god!!!!!!
me he quedado así:

O-O

Quimerico Inquilino dijo...

jeje... Atxein, Pk... al final a lo mejor hasta os gusta, pero es mejor que os diga lo que hay para ir sobre aviso ;)

Mavi, anda, no te hagas la remilgada, que ya me he percatado que solo comentas cuando hay un post de estos escabrosos jajaja
En el fondo te pone... XD

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Estimado Quimérico,
ante todo disculpas, que últimamente te tengo abandonado en cuanto a comentarios, pero si yo te contara...
En cuanto vi el poster me pareció que ibas a escribir sobre Alien, mira tu la tomtería jejeje.
Ron?, quien es Ron?, no me suena ejejeje
Saludos

Quimerico Inquilino dijo...

No te preocupes Crowley, yo también os tengo descuidados a muchos, por falta de tiempo. Pero prometo devolverte la visita en breve.

Un saludo!