sábado, 1 de marzo de 2008

HORROR OF THE BLOOD MONSTER (USA, 1970)

Director: Al Adamson. Intérpretes: John Carradine (Dr. Rynning), Robert Dix (Dr. Manning), Vicki Volante (Valerie), Joey Benson (Willy), Jennifer Bishop (Lian Malian), Bruce Powers (Comandante Steve Bryce), Fred Meyers (Bob Scott), Britt Semand (Linda).

Síntomas: Un grupo de vampiros espaciales (los Tuberton) ataca la Tierra. El Doctor Rynning, explorador y científico, decide erradicar el problema en su origen viajando a la galaxia de donde proceden dichos monstruos. Aunque el desconocido y nuevo planeta tiene un aspecto parecido al de la tierra, su atmósfera sufre cambios cromáticos debidos a radiaciones. Durante la exploración, la tripulación se verá asaltada por los peligrosos vampiros. Para escapar de una muerte sangrienta, deberán luchar contra los habitantes de este incierto mundo.

Diagnostico: Una película que, desde luego, encaja aquí en este blog de locos como pocas. El punto más bajo de John Carradine, padre de una saga de actores y uno de los grandes nombres del cine fantástico de todos los tiempos. Este gran actor colaboró con Adamson de una forma muy similar a la que Lugosi hizo con Edward D. Wood.
Y es que Al Adamson, coetáneo de Ed Wood, tiene en su estilo cinematográfico más de una similitud con el popular director de “Plan 9 from outer space”· Desgraciadamente para él, Tim Burton no le escogió para realizar su biópic y, por tanto no cuenta con la misma popularidad. Pero si pensáramos en candidatos para arrebatar a Wood el título de “pero director de cine de la historia”, Al Adamson estaría en el grupo de destacados. Incluso su macabra muerte parece escrita para algunos de sus alucinados proyectos. Sin duda merecerá un Análisis clínico próximante en este blog.


Pero centrémonos de una vez en la ¿película? Resulta curioso que una cinta de vampiros tenga a su vez, dentro de su propia concepción, un proceso de “vampirización” sin parangón en la historia del cine. Y es que esta se realizó a partir de TAGANI”, una cinta Filipina en blanco y negro sobre ¡vampiros cavernícolas! A ellas se le añadió escenas de la versión muda de “El Mundo Perdido” y de “Hace un millón de años” (versión 1940). Así el avispado Adamson sólo tuvo que rodar un absurdo prólogo y las escenas del interior de la nave.
Pero claro, se le presentaba el primero de los problemas: ¿Si había publicitado una película en color, cómo justificar que el 80% del metraje era en blanco y negro? Muy fácil. Haciendo alarde de un descaro mayúsculo, descubrimos que el planeta donde aterrizan los protagonistas está contaminado por la “Radiación Spectrum”, que hace que la atmosfera adquiera a veces un tinte rojo, otras veces azul, amarillo, verde… De ese modo todo solucionado para meter disimuladamente las imágenes en blanco y negro, eso sí, viradas a esos colores. Y asunto arreglado.


Como comentaba antes, la tripulación se ve obligada a aterrizar en dicho planeta. La escena del aterrizaje es impagable. Pocas veces en la historia del cine se ha podido contemplar unos efectos especiales tan aberrantes. Es tan descarado el diminuto tamaño de “la nave” que no puede sino provocar el regocijo del respetable. El doctor Rynning (John Carradine) permanece a bordo mientras los demás salen a explorar el planeta, y descubren dinosauros y hombres de las cavernas. De hecho hay varias tribus en el planeta: hay seres de aspecto humano normal, otros –más o menos humanos- a los que les crecen serpientes en el cuerpo; los hombres-langosta, que viven en el río; los hombres-murciélago, que habitan en cuevas y, por supuesto la tribu Tuberton, formada por vampiros de largos colmillos.
La tripulación encuentra y rescata a una indígena que es perseguida por dichos vampiros. Para permitir una correcta comunicación, le implantan un comunicador electrónico en el cerebro. Pero esto también es una chapuza ya que la tía habla como Tarzán: “Yo querer volver” y cosas así. La cavernícola en cuestión he de reconocer que está jamona y puede alegrar la vista al espectador masculino. Sin duda sus cualidades acaban ahí. La chica es tan nula como actriz (la tal Vicki Volante) que en ocasiones ni siquiera es capaz de mirar a los ojos de sus interlocutores cuando habla.

Pero sin duda los mejores momentos de la cinta estriban en los ataques de los bichos del planeta. Los hombres-langosta que aparecen cuando una tribu cruza incautamente el rio son absolutamente demenciales. No tengo palabras para describirlo. Mejor verlo en el video de abajo. Más logrados están lo hombres murciélagos que, la verdad, si que dan miedo. Son una mezcla de saltimbanquis chinos y hombres-lobo tísicos que dan un repelús…

El resto de criaturas (principalmente los dinosaurios) están sacados, como ya he explicado, del metraje de películas realizadas cuarenta años antes. Lo gracioso es que estas apariciones suceden en junglas y zonas con vegetación más bien abundante, mientras que los personajes que reaccionan a las apariciones están en un terreno más seco que el desierto de Arizona.

Y poco más que destacar. A pesar de todos sus momentos divertidos, la cinta resulta aburrida en muchos puntos del metraje. Y esa es la ventaja que Ed Wood y otros por el estilo le llevaban a Al Adamson. No solían hacer películas de más de 70 minutos mientras que este desaguisado dura casi los 90. Adamson, para rellenar metraje se inventa escenas absurdas, como el polvete que realizan los dos técnicos de la Estación de Control en el momento en que pierden comunicación on los miembros de la expedición. Resulta que en el futuro tiene que hacerse el amor a través de una máquina psicodélica que emite constantemente un sonido irritante. La secuencia del rollete dura una eternidad (o al menos a mí me lo pareció) y total para no enseñar nada de nada. También se hacen duras las interminables luchas de las dos tribus que, la verdad, ni nos van ni nos vienen.


Del guión mejor no hablar, (¿habrá guión?) Yo mejor os sugiero una diversión adicional mientras se ve la película: contar las incongruencias científicas que tiene la historia de principio a fin. De veras que puede resultar un juego muy divertido si se hace en grupo. Al que consiga en su libretita más respuestas se le puede premiar con una bolsa de palomitas, o mejor aún, unas gafas especiales para soportar esas radiaciones Spectrum que puede dejaros atontados al final del visionado de esta obra cumbre de la estulticia. Por que, eso sí, esta película es absolutamente ideal como pocas para ver en compañía de los amigos y echarse unas carcajadas. Que os aproveche.

El Temible ataque de los hombres-langosta, intentado no ahogarse mientras forcejean con los cavernicolas

No puede perdérsela: Los fans de Ed Wood. Adamson es un sucedaneo que da mucho juego.
Abstenerse: ¿Puede abstenerse alguien después de haber visto el video anterior?
IMDB: Ficha de la película
Modos de verla:
Recien editada por Filmax en un DVD ¡snif! sin extras Edición DVD o mediante su e-link en la mula ya que existe un magnífico montaje en castellano:

4 comentarios:

Basterrak dijo...

Pardiez, ya sé donde se inspiró Mat Groening para crear al Dr. Zoidberg (http://en.wikipedia.org/wiki/Doctor_Zoidberg)

Qué bonito saber que lo de la falta de ideas de los guionistas no es una cosa de ahora, hace décadas también fusilaban/versionaban/remasterizaban contenidos con tal de no crear nada, jeje

ATXEIN dijo...

Uno de los "mejores" directores de todos los tiempos, y de mis preferidos¡¡¡ Adamson forever¡¡ jajaja

A mi esta cinta me encanta, con todas sus incoherencias y tal pero se sale, muy divertida y con John Carradine haciendo una vez màs cine de bajìsimo presupuesto..otro de los màs grandes¡¡¡

Ta lue¡¡

Quimerico Inquilino dijo...

Un honor contar por aquí con los comentarios del propio responsable de este montaje en castellano; gracias Atxein.
La película es uno de los mayores delirios que he visto enmi vida. Aunque fuera por eso ya merecería conocerla.

En cuanto a lo de la falta de ideas, lo bueno es que antes se guastaban cuatro duros, mientras que ahora despilfarran millones de dolares para tonterías supinas.

Saludos!

Yulifero Marmol dijo...

el amigo al era un maestro....
que envidia me dais..... esta debia haber sido mia ¡jar jar jar!

felicidades un blogcete de muy buena pinta