domingo, 14 de junio de 2009

HOSPITAL DE SATÁN (USA, 1972)

Título original: Asylum of Satan. Director: William Girdler. Intérpretes: Carla Borelli (Lucina Martin), Charles Kissinger (Dr. Specter/ Martina Williams), Nick Jolley (Chris Duncan), Louis Bandy (Teniente Tom Walsh), Pamela Gatz (La Criatura). Duración: 78 minutos.

Síntomas: Lucina Martin es ingresada en Pleaseance Hill para una cura de reposo. Al cabo de unos días empieza a sospechar que algo extraño sucede en esa residencia, regentada por el Dr. Specter. Los pacientes van desapareciendo de manera extraña y a ella no se le permite recibir visita alguna.

Diagnóstico: William Gidler, guionista y director de la cinta que ahora nos ocupa, estaba llamado a convertirse en un pequeño clásico del fantástico de bajo presupuesto. Desgraciadamente su prematura muerte en un accidente de helicóptero en Filipinas a la temprana edad de 30 años nos deja la duda de lo que podría haber dado de sí este realizador. Pero de lo que puedo afirmar, sin temor a equivocarme es que nos hubiera dado mucho, pero que mucho juego. En los apenas seis años que duró su trayectoria profesional rodó nueve títulos y cuando falleció acababa de terminar la post-producción de su obra más conocida por los aficionados, The Manitou, en España estrenada con el título de “Retorno desde la quinta dimensión” (1978). Por medio un par de interesantes cintas acerca del subgénero de amenazas animales: Grizzly y Day of the Animals, posiblemente su mejor obra. Pero Asylum of Satán es, desde luego, la que mejor encaja en esta casa de locos. Sobre ella existe una confusión, sin duda provocada por su ficha en el IMDB, que data la película en 1975, figurando como la cuarta película de su realizador cuando en realidad la cinta es de 1972 y, por tanto, supuso su estreno en la realización. Este dato lo termina de corroborar la chapucera planificación del film, característica de un director novel, con unas nociones de puesta en escena y montaje todavía no muy bien asimiladas. Y es que el resto de la filmografía de Gidler, sin ser ninguna maravilla, demuestra al menos un mínimo oficio que aquí no aparece por ningún lado.

Extraña, psicotrónica (las correrías de la protagonista por el Hospital parecen sacadas de algunos de los mayores delirios de Jesús Franco) y narrativamente muy pobre, la película surgió sin duda a raíz del acontecimiento que el estreno de “El exorcista” supuso en todo el mundo. Explotaciones de ese film surgieron a diestro y siniestro, algunas de ellas ciertamente interesantes (caso de L'anticristo de 1974) aunque la mayoría mediocres y burdas copias del original. Hospital de Satán es una de las muestras más baratas que surgieron a raíz de esta moda, aunque parece beber más de títulos como Rosemary's Baby, de Polanski (1968).
La cinta está interpretada por un puñado de actores chapuceros, mucho de ellos también noveles y que no volverían (afortunadamente) a ponerse delante de una cámara. Estos están encabezados por Charles Kissinger, pésimo actor habitual sólo en las películas de Gidler y que por tanto se quedó sin trabajo muy pronto, si se me permite la maldad. Aquí interpreta de manera impersonal al director del hospital de marras, un tipo que viste como si se encontrara en una producción de la Hammer y que nos tiene reservada alguna que otra sorpresilla a lo largo del film, como descubriré unas lineas más abajo. De todos los intérpretes sólo se salva por la seriedad y convicción con que afronta su papel la protagonista, Carla Borelli, bella actriz curtida en el medio televisivo que tuvo su porción de fama gracias a la participación en las series “Texas” y “Falcon Crest”.
Pero dejémonos de más disquisiciones y pasemos ya a lo que más nos interesa y divierte que es la
Cronología de un gazapo *:
(*El minutaje corresponde al enlace de abajo)

- (00:37:00) El guión, como no podía ser menos, está lleno de incongruencias y errores de bulto. Una parte del film sigue al novio de la protagonista, intentando convencer a la policía de que en esa residencia suceden cosas extrañas. Sin embargo choca que entre sus argumentos no mencione el hecho de que la autorización para ingresar a la joven ha sido firmada por su supuesto padre, muerto hace años. Con que hubiera mencionado ese dato la policía quizá le habría hecho más caso, ¿no?
- Esto que explico ahora es un spoiler en toda regla ya que voy a desvelar la “sorpresa final”, pero ese supuesto giro (al más puro estilo “Psicosis”) es tan evidente desde el primer momento que estoy seguro que a nadie desvelaré absolutamente nada que no vaya a descubrir inmediatamente con sus propios ojos.

Y es que la enfermera-jefe Martina y el Dr. Specter ¡son la misma persona! Esa es la carta que se reserva el director y guionista como sorpresa final. Pero la caracterización a cargo tanto del actor como del departamento de maquillaje (si es que este existe) es tan penosa y ridícula, que no pueden disimular el aspecto de tío desde el primer segundo.
- Los errores técnicos también abundan en la cinta. De todos estos destaca la fotografía, con cambios bruscos de la luz en varias ocasiones (en 00:15:10 o en 00:39:00 son especialmente descarados). Y es que el director de fotografía está, entre otras cosas, para evitar esos fallos de continuidad de la luz, y para ello utilizan un aparatito llamado Fotómetro que sirve precisamente para eso, medir la intensidad de la luz y comprobar que esta es igual a lo largo de la secuencia. Aquí parece ser que dicho aparatito es una de las cosas que se quedó en la casa de empeños para financiar la producción.
- Divertido gazapo. Cuando el novio de la chica consigue convencer al detective para que le acompañe hasta el hospital, encuentran que este está abandonado y con unos tablones clavados en la puerta principal. A pesar de ello el novio pretende entrar. El detective lo sujeta y en el forcejeo rozan levemente las tablas de la puerta que inmediatamente se vienen abajo casi pillándoles a ambos (00:41:58). Los actores, por supuesto, continúan la escena como si nada hubiera pasado y se alejan del lugar sin entrar al hospital finalmente.
- Aquí otro gazapo que es muy significativo para comprender la modestia de la producción. Una paciente invidente se está remojando en la desierta piscina del hospital (00:52:20). Un zoom nos acerca misteriosamente a un respiradero de donde tendrán que aparecer un puñado de amenazantes serpientes. Digo tendrán, porque en realidad las serpientes no tienen muchas ganas de aparecer ante la cámara y en el montaje final, tras mantener unos segundos el plano ante el respiradero por donde debieran de haber aparecido tan repulsivos animalitos se corta a imagen de la chica y a continuación plano a las serpientes ya en el agua nadando hacia su víctima. Posiblemente no estaban para repetir demasiadas tomas esperando que las serpientes se decidieran a salir. Que el celuloide vale una pasta.
- Otro error de bulto del guión. Como ya se puede sospechar desde los primeros minutos de metraje, el Dr. Specter se dedica a ofrecer vírgenes al mismísimo Satanás. La protagonista ya mayorcita y con un novio con mostacho setentero, queda bien claro que de doncella tiene más bien poco. ¿Por qué aun así, el Doctor sigue en sus trece de darle a su señor Satán gato por liebre y ofrecérsela en la ceremonía que ocupa todo el tercio final de la película? Claro, después pasa lo que pasa (y hasta aquí puedo leer).

Asylum of Satán tiene hoy día todavía a críticos que la defienden como un buen producto de cine satánico, alegando que si se obviara su espantosa secuencia final (con la aparición de un Sr. Satán de goma que provoca risa más que otra cosa) estaríamos ante una buena película. Nada de eso. Si bien es cierto que Hospital de Satán ofrece algún detalle inquietante (como la de esos pacientes encapuchados que descansan todo el metraje en sus sillas de ruedas sin decir palabra) la película en general es monótona, confusa en muchas de sus partes, con una realización e interpretaciones pobres y que si merece la pena echar un vistazo y la recomiendo desde las líneas de esta humilde MADHOUSE es precisamente por la hilarante, bizarra, psicotrónica secuencia final donde se celebra esa misa satánica que tiene al mismísimo Belcebú como invitado de excepción. Hala, a reírse un rato

Trailer de "Asylum of Satán"

No puede perdérsela: El amante del cine de temática satánica.
Abstenerse: Todos los demás. Con el tráiler ya van servidos.
Como comprarla: Está editada en DVD bien como un título independiente, bien formando parte de un pack dedicado al cine satánico.
E-Link: Hospital de Satán [dvdrip][ Alimaña][terrorfantástico].divx

13 comentarios:

Dr. Quatermass dijo...

Todo lo que merezca el adjetivo "psicotrónico" tiene interés pero fijo. Habrá que echarle una ojeada a la secuencia final esa.

Saludos!

ATXEIN dijo...

Bueno..ya lo dijiste todo Quimèrico. Poco mas se peude decir de este.."esperpento".. De las malas explotaciones..Y encima que haya gente que diga que es deudora del Exorcista..

SAludos¡¡

cerebrin dijo...

Había leído que era una de las peores películas de temática satánica que se han hecho... y por lo que dices, esas opiniones no iban muy desencaminadas, jajaja. De todas formas, a ver si encuentro un día con ganas y la descubro por mi mismo.

Por cierto, ¿no te parece que el diablo de la captura esta algo influenciado por el que aparece en "La noche del demonio" de Tourneur?

PKDesignz dijo...

Cuando vi el titulo creo que te referias a otro esperpento más moderno y que pude ver no hace mucho en dark.

Esta no he tenido el gusto de verla, aunque por lo que comentas no es muy buena idea...
Como dice cerebrin, yo también he tenido la oimpresión de haber visto ese demonio antes...

Kraven dijo...

jajaja. Lo de la enfermera jefe Martina es lo máximo. Ni Josema Yuste en sus tiempos de "Martes y 13" se travestía de manera tan grotesca.

He visto por ahí la edición en DVD en más de una ocasión, si la puedo pillar a precio me haré con ella, esa parte final me está poniendo los colmillos largos.

Por cierto, ya he visto "Scalps". Como bien comentaste es aburrida pero tiene un extraño punto inquietante que, dentro del cutrerío general, se agradece. ¡No tengo remedio!

Genial crítica. Un saludo!

Quimerico Inquilino dijo...

Atxein: pues te juro que he llegado a oir críticas favorables por ahí, jajaj.

Cerebrin: yo también me di cuenta que está absoutamente influenciado por el demonio de Tourneur. Lo primero que pensé:"¡manda narices que puestos a plagiar hayan cogido lo peor de esa obra de culto" XD

Pk: Sé a qué titulo te refeires, pero me suelen interesar más las caspas añejas XD

Kraven: Pues en movimiento canta todavía más que es un tío! No sé como solucionarían el tema de la voz ya que en el doblaje es una mujer quien le dobla perdiendo parte de la gracia.
Pues sí, si la ves a precio de saldo y eres como yo (cosa que intuyo) llevatela auqnue sea para tener una de las peores explotaciones de EL exorcista.

Un saludo a todos y gracias por los comentarios!

Igor Von Slaughterstein dijo...

Ni el monigote de "La Noche del Demonio" puede superar esa cutrez de diablo de plástico. Y esa "drag-queen", por diosss!!! Absolutamente memorable.

Saludos!!

Fantomas dijo...

De Girdler solo he visto "Grizzly", cinta que me dio una buena idea del cine realizado por el director. Según lo que comentas, esta película solo es recomendable para los amantes de lo cutre, así que por el momento creo que la pasaré por alto.

Saludos!

Sardu dijo...

creo que esta peli la tengo por algun lado,entre los montones de pelis que de vez en cuando compro en tiendas de 2ª mano,si es esa la verdad no me gusto nada,creo que si es porque como bien dice quimerico,en la portada del DVD ponia coleccion cine satanico o algo parecido

veriweto dijo...

PUFFF.yo ya viendo al satan...
como q no la veo..jeje

Darkerr dijo...

Imperdible pelicula para devoradores de lo psicotrónico. A mi me divirtió mucho. La doble identidad del doctor es memorable.

Quimerico Inquilino dijo...

Jajaja... Pues sí, compañeros. A algunos de vosotros os alejará como de la peste. A otros les resulta divertida. Esa es la grandeza de estas pelis cutres.

Un saludo a todos!

Obliterator dijo...

Jajaja, muy bueno el satán de platicina, no voy a poder dormir esta noche con una imagen tan terriblemente atemorizante.

Por el puro hecho de ver ese monigote en pantalla la voy a ver, además el intento de copiar a hitchcock ya demuestra la frágil salud mental del director y su soberbia, bien por eso.