martes, 9 de junio de 2009

FRED OLEN RAY: La alegría de rodar

Cuando un entusiasta del cine se plantea hacer su primera peli haciéndose con una cámara de video doméstica y enrolando como actores a sus familiares y amiguetes se puede plantear el proyecto de dos maneras: la primera, aquellos que piensan con criterio y sentido común y eligen una historia modesta, acorde con los medios de que se disponen, quizá una pieza sencilla pero bien pensada, ingeniosa y cuidada al detalle. Esos suelen llevarse los premios y aplausos en cualquier festival de video. O segunda opción, pasar del sentido común, elegir una historia de tu género favorito (western, ciencia.-ficción, terror, bélica, peplum, todo vale) si se pueden mezclar varios mejor, a sabiendas de que, con los medios chusqueros de que dispones, va a salir un churro como una catedral. Esos no es que no se lleven premios, es que jamás les suelen siquiera seleccionar en nada parecido a un certamen de cortos, pero se lo pasan pipa rodándola y enseñándola después a los colegas mientras se toman unas cervecitas.
Fred Olen Ray ha pertenecido siempre a este último grupo, y por muchos años que pasen, sigue fiel a esta premisa que sin duda ha hecho más felices a los amantes de lo bizarro y a su cuenta corriente particular, que a los críticos sesudos de Hollywood.

Datos biográficos.
Americano de pura cepa, nacido en Ohio en 1954, sus diversos biógrafos no se ponen de acuerdo en cuanto a sus inicios en el cine: mientras unos afirman que debutó como ayudante de maquillaje en la interesante Shock Waves (Ken Wiederhorn, 1976) otros afirman que debutó codirigiendo en 1971 Honey Britches. Los que se decantan por este último dato (presente en el IMDB), le acreditan además como director en la semi amateur The brain leeches una especie de remake del también casposo clásico The Brain Eaters (Bruno VeSota, 1958).
En lo que sí que están todos de acuerdo es que The alien dead (1978) sería su primer título serio (es un decir) como director. Detrás de ese vendrían otros como Scalps (1983), Alien 3 llega a la tierra (Biohazard, 1984), Alienator (1989) o The Tomb (1986) esta última ya analizada en este blog.
A mediados de los 90 empezó a realizar una serie de títulos directos para la televisión por cable, cuya cuidada factura hace que pierda gracia su visionado. Para colmo, esta tendencia parece acrecentarse a partir del 2000 con diversos títulos rodados con una estética y argumento que simulan demasiado a los soft que se ruedan para el canal playboy, De todos modos, de cuando en cuando, el tío Fred todavía nos sorprende con algún regalito de los suyos, como el hecho de rescatar a nuestro Waldemar Daninsky-Paul Naschy en Tomb of the Werewolf (2004). Por si eso fuera poco, la tradición familiar continua en la persona de su hijo, Christopher, que parece seguir los casposos (y divertidos) pasos de su padre en su ópera prima Reptisaulus cuyo tráiler reproducimos abajo. De este modo tenemos asegurada la diversión “made in Ray” para rato.

Trailer de "Reptisaurus" (2008)
El joven Chris parece tener aprendida la lección casposa de papá

Síntomas del paciente: Un estado crónico del “síndrome de Peter Pan”: ni los años, ni la pasta, ni la experiencia han cambiando al tío Fred; sigue haciendo el cine que le da la gana, como le da la gana y con la humildad delque nunca pretenderá lograr hacer una obra maestra sino divertirse y, al mismo tiempo, intentar divertir al freak fan de su cine. De él se ha dicho mucho y casi todo cierto: maestro del reciclaje y el reutilizamiento, Olen Ray no tiene rubor alguno en mezclar géneros de lo más dispares, en volver una y otra vez a los lugares más comunes de esos géneros y en ofrecer todo aquello que su público quiere ver: humor casposo, sangre, acción y tetas, muchas tetas. De hecho se le considera (y con razón) como uno de los genuinos padres de las scream queens de los 80, que recibieron más concretamente el nombre de “Bimbo pics”, cuya imagen está imperecederamente unida al cine z, trash o como quiera llamarse: la chica de buen ver, ligera de ropa y que grita como una posesa (pero siempre sin hacer el ademán de echar a correr) ante cualquier monstruo de goma movido con hilos o el asesino psicópata de turno, pobre remedo de los Jasons, Freddy, Michaels, etc. Actrices de la categoría, perdón, quería decir curvas, de Michelle Bauer, Linnea Quigley, Monique Gabrielle o Sybil Danning.
Chicas, sangre y sexo, constantes del bueno de Fred

Su capacidad a la hora de escribir diálogos y retratar personajes es prácticamente nula, sus puestas en escena son más que descuidadas y sus argumentos siempre inverosímiles, da igual que toque el género fantástico, el policiaco o el de aventuras. El resultado siempre es el mismo y, a pesar de ello, resulta difícil no contagiarse con esa alegría de rodar lo que le viene en gana y que hace que a los pocos minutos ya estemos inmersos en la trama, una trama simple, modesta y directa, sin dar oportunidad a que surja el aburrimiento. Al contrario de otros directores casposos del estilo, Olen Ray nunca ha tenido problemas para encontrar solventes actores (eso sí, en horas bajas) como John Carradine, su hijo David, Treat Williams, Aldo Ray, Dick Miller, Dee Wallace o Russ Tamblyn. Sin Olen Ray, los video-clubs de los 80 hubieran tenido las estanterías mucho más vacías, sin temor a exagerar. Y aunque el gran público dudo que conozca o haya visto alguna vez una película suya, no creo que exista algún treintañero que no haya visto en alguna ocasión la carátula de alguno de sus desaguisados

Historial Clínico: Interminable y muy difícil de seguir en su totalidad. Pasemos a recordar simplemente unos pocos de tan extenso historial fílmico.

Alien Dead (1980) . Las víctimas de la caída de un meteorito se convierten en zombis hambrientos de carne humana. El verdadero pistoletazo de salida de su filmografía. No es sino una explotación de “La noche de los muertos vivientes” de George A. Romero con bajo, bajísimo presupuesto y pobres, muy pobres resultados.

Scalps (1983). El maligno espíritu de un indio irá masacrando a unos jóvenes arqueólogos, profanadores de un antiguo cementerio indígena. Una peli de culto y para el que suscribe esta entrada, la mejor película de Ray ya que por primera (y única) vez la historia y el paraje que lo acompaña está acorde con el presupuesto existente evitando así el consabido desajuste entre pretensiones y resultado final.

Hollywood Chainsaw Hookers (1988). Considerada su obra maestra, cosa que no puedo suscribir al ser un título que no he tenido todavía oportunidad de ver. Pero hay que reconocer que con chicas desnudas, motosierras y una divinidad egipcia por medio la cosa parece prometer.

The Phantom Empire (aka, Los dreggs 1989) Trepidante mezcla de subgéneros. Toda una fiesta para mentes desprejuiciadas. La hija del Dr. Chambers, Dana, contrata a unos aventureros para ubicar el supuesto tesoro oculto de una tribu cavernícola. Delirante y muy divertida.

Evil Toons (1990). Tres años antes se estrenaba "¿Quién engañó a Roger Rabbit?" dirigida por Robert Zemeckis, y Olen Ray, como todo niño caprichoso, también quiso su título donde se mezclaran personajes de dibujos con otros de carne y hueso. De dibujos sólo había uno (una especie de diablo de Tasmania rijoso), pero de carne (y que carne) y hueso salían cuatro estudiantes talluditas y de muy buen ver que no dudan en pasearse ligeras de equipaje por todo el film. Por cierto, como malsana curiosidad, la película tiene cierto aire premonitorio: comienza con David Carradine ahorcándose.

Sideshow (aka El Caserón de los Sueños, 2000). Su particular versión de “Freaks” (1932). Una feria de atracciones se dedica a secuestrar a personas normales y a través de medios quirúrgicos convertirlos en “freaks”. Algo previsible pero con una factura y efectos especiales por encima de la media en Olen Ray.

Tomb of the Werewolf (2004). Richard Daninsky acude a un famoso programa de televisión para realizar un reportaje sobre sus antepasados. Una vez en el castillo, el equipo será atendido por Elizabeth Bathory que se las ingeniará para hacer resucitar al mismísimo Waldemar, cuyo cuerpo descansa en una cripta con una cruz de plata clavada en el corazón. Naschy, Olen Ray y Michelle Bauer juntos, ¿Qué más pedir? La cinta da lo que promete, guión y efectos pobretones, puesta en escena descuidada, estética de peli porno y mucha cinefilia en lo que puede considerarse un curioso homenaje al cine fantástico español de los 70. La Bauer sale (y cómo sale) mucho más que Naschy lo cual es una ventaja por partida doble.

Tráiler de "Evil Toons": Olen Ray en estado puro.

Su mejor momento: Imposible determinarlo. En todas sus pelis hay siempre alguna escena para el recuerdo. Por tenerla reciente en la retina, mencionaría a la Monique Gabrielle desnudándose ante el espejo en “Evil toons”, aunque como peli me quedo, como dije, con Scalps.
Su mayor desastre: También difícil decidirse. Cualquiera de sus aburridos films de cuidada estética play boy y trama convencionalísima de los inicios del 2000, como Examen Final (2003)

16 comentarios:

Kraven dijo...

Enhorabuena por tu estupendo blog. Todo un placer para paladares cinéfagos.

Tremenda selección la que haces del amigo Olen Ray. Tan sólo he visto "Alien dead" hace unos cuantos años. Me resultó bastante aburrida.

La semana pasada me encontré con el DVD de "Scalps" a precio de saldo en un mercadillo y no le pude decir que no. Ya que dices que para tí es lo mejor de su filmografía le daré un visionado.

No tenía ni idea de la existencia de "Evil toons". Vaya pinta de locura que tiene. Voy a buscarla cuanto antes.

Un saludo!

cerebrin dijo...

Excelente semblanza del bueno de Ray, uno de esos directores como mi admirado Luigi Cozzi que en muchas ocasiones logran paliar los desastrosos resultados de sus obras con toneladas de pasión cinéfila. Solo hay que ver su manía de recurrir a viejos actores de género como John Phillip Law o Paul Naschy, por poner dos ejemplos claros.

¡Saludos!

Quimerico Inquilino dijo...

Pues sí, Kraven, es que Alien Dead es aburridísima. Se nota que Olen Ray todavía no había pulido su "estilo". A ver, Scalps me parece mejor, pero vamos, en los niveles en los que nos estamos moviendo con Ray; no creas que es una obra maestra. Pero si tiene momentos inquietantes que me recuerdan a La matanza de Texas o Las colinas tienen ojos. Evil toons sí, es una locura. Esa es la mejor definición XD
Cerebrin, totalmente de acuerdo contigo. Imposible que te caigan mal estos directores que no hacen sino homenajear los viejos clásicos del fantástico. En ese sentido Cozzi tiene mucho en común con el tío Fred.

Un saludo a ambos!

Dr. Quatermass dijo...

¡Que gran trabajo de documentación! Felicidades por el post, tremendo lo de Carradine en Evil Toons, estas cosas ponen los pelos de punta.Y la de Reptisaurus (vaya con el hijo) creo que va directa a un especial serie Z contemporanea que estoy preparando...

Saludos!

ATXEIN dijo...

Gran Artìculo que tengo que leer profundamente..que hablas de un director de los que me molan..Y que no te guste ALIEN DEAD¡¡¡¡ARGHHHH...jajajajaja

Y no olvideis que diò los ùltimos papeles a John Carradine¡¡

Saludos¡¡

Fantomas dijo...

Que gran post! Tengo que reconocer que las películas de este director solo las conocia por el nombre. Tendré que echarle una mirada a su filmografía.

Saludos!

PKDesignz dijo...

He visto Alien dead e incluso tengo original Scalps, pero sinceramente... odio el cine de FRED OLEN RAY!!

A menudo este tipo de cine o te engancha o te aburre. Fred Olen es uno de esos que no me acaban de convencer... Y si Scalps es de lo mejorcito como que me puedo ir ahorrando ver el resto.. :S

Quimerico Inquilino dijo...

Pues sí compañeros. A Olen Ray o le amas (caso de Atxein) o le odias (caso de Pk). Yo creo habr puesto su cine en su punto justo: casposo, chapucero, descuidado... pero que destila cierto gustillo retro y un amor a ese cine fantástico de los 50-60 que me lo hace muy simpático.

Un saludo a todos!

Igor Von Slaughterstein dijo...

Excelente repaso!! Alguna cinta de este chaval nos hemos tragado todos, es inevitable.

Ah! Y esa Linea Quigley. Que mítica. Recuerdos aquellos entrañables artículos del fangoria dedicados a ella.

Saludos!!

Darkerr dijo...

Grandisimo articulo, que sin duda el director se lo merece, vaya variedad de titulos a revisar. Saludos¡¡¡¡

Quimerico Inquilino dijo...

Pues sí. Si Olen Ray tiene algo en su filmografía, eso es variedad XD

Un saludo, compañero!

Caronte dijo...

Ayudante de dirección en "la isla de los nazis submarinos"??(ole los huevos del traductor:P) Pues sería mejor eso que su comienzo "oficial",no?

Gran reportaje sobre Fred

Obliterator dijo...

Me mató al trailer de evil toons es como cool world, pero en crack.

vamos a echar una ojeada a esas frikadas de este desconocido y ambicioso director.

Saludos.

Quimerico Inquilino dijo...

Espero que lo disfrutes, Oliterator. En materia de frikadas, Olen Ray es el actual rey.

Un saludo!

Anónimo dijo...

Maravilloso blog que acabo de descubrir... Felicidades.

Una pena no hacer una mención especial para Biohazard. A mi juicio es lo mejor que ha podido producir este caballero.

Podrían ser las drogas de los 80, pero no paré de reir desde el principio hasta el final.

A mi, gente como Ray me traen a la mente una única palabra: respeto. Eso es algo que muchos grandes presupuestos, muchas cintas tecnicamente intachables y muchos premios no han conseguido. Algunos directores desprenden amor por lo que hacen y me caen mejor que los que desprenden billetes por donde pasen.

De nuevo, felicidades, aunque sea un blog difunto. Seguiré la nueva etapa.

Un saludo.

Quimérico Inquilino dijo...

Amigo anónimo:
COmpletamente de acuerdo en todo lo que dices. El respeto que merecen estos directores y estas películas va más allá de sus cualidades cinematográficas.
Biohazard, también conocida como "Experimento secreto" es uno de los títulos que no he podio ver todavía, pero después de tu recomendación me tengo que poner a ello.
Encuanto a Madhouse, volverá, no te quepa la menor duda.

Saludos