jueves, 16 de julio de 2009

PIEZAS ASESINAS (Francia, 1983)

Título Original: Le démon dans l'île. Director: Francis Leroi. Intérpretes: Anny Duperey (Dra. Gabrielle Martin), Jean-Claude Brialy (Dr. Paul Henry Marshall), Pierre Santini (Richard, el alcalde), Gabriel Cattand (Henry Garland, el farmacéutico), Cerise (Marie Talbot), Catherine Alcover (Louise), Juliette Brac (Mme Cotier), Bruno Bruneau (Patrick Benson), Michel Caron (Léon Hernandez), Évelyne Dandry (Gisèle Hernandez), Anne Gautier (Carole), Adeline Ghilhen (Laura Garland). Duración: 94 minutos.

Síntomas: Una joven doctora llega a una isla para ejercer sus tareas médicas. Su sorpresa es mayúscula cuando se entera que otro médico presta allí sus servicios desde hace tiempo aunque no tiene muy buena fama entre sus vecinos. La llegada de la doctora coincidirá con unos inexplicables accidentes: objetos de lo más cotidianos parecen cobrar vida y rebelarse contra sus dueños.

Diagnóstico: En la búsqueda incansable de todo aquel cine inédito, extraño, bizarro o maldito uno se encuentra muy de vez en cuando con alguna película que le había pasado desapercibida, una joyita que como esas pepitas de oro que se encuentran en el lecho del río, brillan con luz propia entre la arena. Piezas asesinas es una de esas perlas que, contra todo pronóstico aparecen de cuando en cuando y dan sentido a esta búsqueda entre el lodo del cine más demencial.
Y si esta película figura aquí no es porque el tema sea inédito: objetos que cobran vida para rebelarse contra sus dueños es un tema bastante recurrente en el cine y la literatura de terror y Ciencia-Ficción. Autores como Stephen King, Isaac Asimov o Michael Crichton lo han tratado en sus trabajos de manera frecuente. Lo verdaderamente extraño es que su director, Francis Leroi fuera capaz de realizar una obra tan inquietante como fuera de lo común en la filmografía fantástica francesa. Y es extraño porque poco se podía esperar de un realizador que ha desarrollado todo su trabajo en el cine de adultos en sus vertientes soft o hard, habiendo dirigido hasta nueve títulos de la saga-franquicia Emmanuelle. Sin ir más lejos, Leroi dirigió este film que ahora nos ocupa entre la realización de Ma mère me prostitue (1982) y Emmanuelle IV (1984). Con estos antecedentes y tratándose de un director francés, nuestras expectativas podian ir dirigidas sólo a ver un bodrio al estilo de Jean Rollin .
Y aquí está lo insólito del asunto. En lugar de eso nos encontramos con un estimable film de horror que trata con indudable oficio y destreza una trama envuelta en fenómenos de lo más extraños que sólo en el tramo final de la cinta empezarán a dilucidarse. El guión, también de Leroi, es muy sólido, evitando sorprendentemente caer en la tentación de dar más información de la necesaria al espectador, algo de lo que suelen pecar directores mucho más curtidos en este género. Así, la expectación se mantiene, como digo, hasta el tramo final, creando ese clima desasosegante debido a unos acontecimientos que no entendemos y de los cuales no podemos dar una explicación, ni siquiera fantástica. Uno de los mayores logros del guión es la indeterminación geográfica. Nunca se dice dónde transcurre la acción, ni se especifica de dónde son los personajes. De ese modo, evitando la localización, facilita paradójicamente nuestra identificación con lo sucesos que allí se producen.

Por si esto no fuera suficiente, Leroi muestra además una sabiduría narrativa envidiable en la descripción del lugar (una pequeña población ubicada en una isla y que nos remite a otros micro-universos tales como los de Amity Ville de “Jaws”, Bodega Bay en “Los Pájaros” o la localidad de Potters Bluff en “Muertos y Enterrados” película esta, por cierto, con más de un paralelismo con la que nos ocupa) como de los personajes: Esa médico joven con un pasado traumático que intenta olvidar en una pequeña isla o el lúgubre doctor siempre trajeado y de negro, con modales aristocráticos y que nos recuerda al Sr. Straker que interpretaba James Mason en la exitosa serie de TV “Salem's Lot " (1979).
Leroi muestra también su oficio en la perfecta planificación de los ataques de objetos a sus dueños. Si hay algo verdaderamente terrorífico es que la amenaza se encuentra entre los objetos más cotidianos, en la intimidad de nuestros hogares, lejos de catacumbas, castillos y cementerios. Es realmente encomiable, en ese sentido, que el realizador francés no se detenga ante lo políticamente correcto: amas de casa, mujeres embarazadas, niños… todos son susceptibles de sufrir el ataque de estas piezas asesinas sin que conozcamos el motivo de ello. Destacar, por mencionar sólo un par de ejemplos, la impresionante escena en la que la mano de una mujer es atrapada por la puerta de un microondas ante la impotente presencia de marido e hija o ese osito tamborilero que no duda en perforar el ojo de la niña que juega despreocupada con él. Leroi, en ese sentido no se recrea en las escenas con ansia de manipular al espectador, aunque ello no quiera decir que escatime en detalles sangrientos, por lo general muy efectivos. Su puesta en escena es tan natural que resulta mucho más escalofriante y desemboca en un final desarrollado de manera ejemplar, rompiendo con cualquier lugar común al género y evitando efectismos baratos y maniqueos.

Mención aparte merece el apartado actoral. La cinta está protagonizada por la excelente actriz francesa Anny Duperey a la que podemos recordar siendo objeto del deseo de Al Pacino en la cinta de Sidney Pollack “Un instante, una vida” (1977) o de Gerard Depadieu en “Dos fugitivos” (1983). Realiza una composición eficiente de la doctora que poco a poco se ve envuelta en unos sucesos de lo más extraños. Junto a ella Jean-Claude Brialy como el doctor Marshall, antiguo médico de la isla que parece tener una relación directa con esos acontecimientos. Brialy dota de una consciente ambiguedad a este enigmático personaje impidiendo al espectador decidirse por catalogarlo como un “Mad Doctor” al uso o simplemente como una víctima más de ese afán por lograr avances en pro de la ciencia, casi como si de un moderno Dr. Frankenstein se tratase.
Como curiosidad, comentar que el film ganó el premio al mejor director en el Festival de Avoriaz de 1983 y el de Mejores Efectos Especiales y actriz en el de Fantasporto de 1984. El director además no se resiste a un “auto homenaje” mostrando un único desnudo en la película, que corresponde al de una parejita que pasan el día a bordo de un yate, ignorantes del peligro que les amenaza. Desgraciada e incomprensiblemente Leroi nunca más volvería al fantástico, dedicándose exclusivamente al cine de adultos hasta su fallecimiento en 2002 y privándonos así de una prometedora carrera dentro del género.

Poco más puedo añadir sin desvelar datos claves del film. Una vez más constatar que estamos ante una película insólita por la maestría con que su autor combina todos sus elementos, una atmósfera inquietante donde tampoco renuncia a ciertos detalles góticos (la tétrica decoración de la casa del doctor con parte de su mobiliario cubierto por sábanas, esa secuencia final en el cementerio donde el científico rinde el último tributo a su “criatura”…) o guiños al giallo (la escena en que la protagonista es perseguida por una sombra con la mano enguantada y blandiendo un bisturí). En definitiva, un buen film de terror que merece ser sacado del baúl de los recuerdos por estas y otras cuestiones que prefiero comprobéis en primera persona. ¡Ah! Y cuidado con el exprimidor o la cafetera mañana, cuando os preparéis el desayuno. Avisados estáis.

Un osito con muy mala baba

No puede perdérsela: Cualquier amante del cine de terror de qualité.
Abstenerse: Los que sólo disfruten con Viernes 13 y similares.
Como comprarla: Sólo en importación. Aquí llegó a editarse en VHS.
Enlace Emule: terror. piezas asesinas. (vhsrip). (angeles caidos)..avi

19 comentarios:

Quimerico Inquilino dijo...

Para que no os quejéis de que siempre pongo basura en el blog XD.

Como siempre, el enlace anda escaso de fuentes, pero la iré compartiendo un tiempo para facilitar el visionado.
Que la disfrutéis.

Jaz3000 dijo...

¿Quién ha dicho eso? Al menos no yo. Encuentro que tu blog es muy informativo y entretenido, además que se nota que pones corazón en esto.

En cuanto al film, me gustó mucho eso que dices que el director no devela la trama hasta el final. Las películas recientes son muy predecibles y se ha esfumado esa magia, como lo es el suspenso y el dejar correr la imaginación para hacerse ideas y preguntas de qué pasará después.

Tiene una buena pinta, me gustó además eso que no usaran los desnudos o escenas de sexo como una carnada. Ahora es casi obligatorio para que la gente se interese, pero si es una película inteligente y tiene bien definida la trama, no es necesario.

Gracias por este excelente review. Hayata!

CARLOS SERRANO dijo...

Que pena que a mi el cine francés (como el japonés, el italiano, el iraní, El hindú, etc) me interese tan poco, es más lo odio (sobre todo después de ver Los 400 Golpes en su dia, ahi ya vi que no era cine para mi, ay, no había hogueras para los Cahiers Du Cinema!). De Francia me quedo con las pelis macarras de los 80's de Belmondo y poco más! Eso si que era para mi bizarro e iluminó mi infancia junto a las pelis de Pajares y Esteso, Spencer y Hill o el entrañable cine quinqui.

Si me paro a pensar un poco creo que los términos CINE FRANCÉS y CINE DE CULTO son antagónicos...a ver, Ocurrió Cerca de Su Casa es belga si mal no recuerdo...

¿Hay cine de culto en Francia? ¿Pelis capaces de competir con Arrebato o Zona Restringida?

Hummm...

CARLOS SERRANO dijo...

Ah, acabo de recordar un film francés de culto: EL SEÑOR DE LA GRAN MASIÓN de 1989, auqui dejo ficha del IMDB:

http://www.imdb.com/title/tt0097614/

La peli iba sobre la inquietante relación de dos niños (uno hijo del ricachón dueño del castillo, el otro hijo de una sirvienta)

La vi hace muchos años en la tele e incluso la grabé pero la perdí y jamás pude recuperarla. Además casi nadie ha hablado de ella, una lástima!

cerebrin dijo...

La tenía descargada desde hace tiempo pero por los motivos que tu explicas estaba posponiendo su visionado. A la vista de como la pones en tu suculenta reseña habrá que ir haciéndola un hueco en la agenda. Ya te contaré...

Un saludo.

Quimerico Inquilino dijo...

Jaz: Gracis por tus amables palabras y por ser fiel seguidora de mis reseñas. Lo de que os quejáis era broma. Pero vamos, viene bien recordar de vez en cuando que este, más que un blog de cine cutre, está dedicado a aquellos que, por un motivo u otro, están malditos u olvidados en la historia del cine.

Carlos: Por eso precisamente hago referencia a que gracias a su imprecisión geográfica el film no recuerda demasiado a laos producciones francesas de los 80, lo cual a veces es una ventaja. Siendo como eres, fan del fantástico de los 80 deberías ver esta, nacionalidad aparte. Yo me tomo nota de EL SEÑOR DE LA GRAN MANSIÓN. Había oído hablar de ella pero poco más.

cerebrin: Si esperabas una peli hortera tipo Rollin saldrás gratamente sorprendido. Si esperas una obra maestra saldrás decepcionado. Ya sabes que en esto del cine todo es relativo. Yo, desde luego, creo que merece la pena.

Saludo a todos!

mepi dijo...

¿Cual es la marca de las pilas que usa el osito?

ATXEIN dijo...

Tambièn la tengo pero la tengo pendiente..aunque creoq ue todavìa tardarè en verla aun ojeando tu comentario, ahora tengo mucho acumulado por ver¡¡XDDD

Y lo de pasar de cine de determinados paises me parece un error, hay joyones en todas partes, solo hay que buscar adecuadamente..

Saludos¡

cerebrin dijo...

Hombre, Atxein, en mi caso más que por la nacionalidad de la cinta eran por los antecedentes de su director, lo que, eso si, unido a su nacionalidad, hacía que me diera muy para espina y que, como dice Quimerico, me la imaginara como la típica peli de Rollin.

Canario Negro dijo...

Estupendo análisis.

Yo la vi hace un tiempo y me pareció una peli de lo más digna; con unas interpretaciones de los más correctas y un buen uso de los objetos "criminales"
También se agradece que vayan dosificado con tino el componente de misterio de la trama.

Caronte dijo...

Por lo que dices parece muy interesante, la pongo a bajar.

Respondiendo a anónimo, las pilas del osito serán DuraHELL? :P

Santi dijo...

¡Hijoputa el osito!

El tráiler desprende una mala leche considerable (quien no se habrá llevado la mano al ojo...), y me encantan las películas "políticamente incorrectas" (aunque más bien serían "no moral/cínicamente correctas") en las que lo mismo les da matar a una embarazada, que a un viejo, que a una niña, que a un tío de 40 años, que a una adolescente. Me alegro de que hayas podido encontrar una joya entre tantas montañas de basurilla, aunque no es "basura" en el tono despectivo de la palabra, es "basurilla" en el tono simpático y entrañable.

Francia siempre ha sabido hacer cine fantástico por lo que veo, no todo era giallo. La muestra de la calidad francesa se puede palpar en los últimos años con películas transgresoras como "À l'Intèrieur", "Martyrs", "Frontière(s)", "Alta Tensión", etc. Eso sí que es cine de mala leche.

Un saludo, gran artículo Quimerico Inquilino, ¡bravo! ;) .

Quimerico Inquilino dijo...

Gracias, Canario negro, me alegro que a tí también te haya paraecido un buen film.
cerebrin y caronte: ya me contaréis que os ha parecido (muy bueno lo de la pila, por cierto XDD)
Santi: Desgraciadamente (y sobretodo en el cine USA) de un tiempo a esta parte nos tiene acostumbrados a evitar ciertas escenas donde estén involucrados niños, personas impedidas, embarazadas..., que pueden resultar moralmente inaceptables... Una especie de "cóigo Hays" velado y del que nos hemos contagiado un poco las demás cinematográficas. Por eso pelis valentes como esta siempre nos resultan más impredecibles y jugosas.

Un saludo a todos!

Obliterator dijo...

Muy buenos los filmes franceses que menciona santi, un ejemplo de buena cinematografía actual. El oso me recordó a un mono con platillos de una historia de S. King.

Se ve muy buena, una lástima que la exploitation siempre venda más que un argumento inteligente, pero como se ha podido comprobar, los genios son pocos y la industria pide productos que salgan rápido, lo que coarta las libertades artísticas y creativas de los directores. Una joya sepultada en el fango del cine comercial.

Saludos!

Fantomas dijo...

Como la gran mayoría de la películas que comentas esta no la conocía pero ya la he anotado para buscarla por ahí.

Completísima reseña como siempre,
Saludos.

Dr. Quatermass dijo...

Hombre, esta ya la tengo en proceso, me has hecho cogerle ganas, y además he vislumbrado algunas tetillas por ahí ;-)

Vengo y te comento cuando la vea.

Saludos!

Quimerico Inquilino dijo...

Obliterator, pues sí, quizá los condicionamientos del mercado obligó a este director a volver al género erótico, o quizá la experiencia fuera gotadora y quiso volver al género que dominaba. No creo que lo sepamos nunca.
Fantomas: muchas gracias y, como siempre, ya sabes que tienes enlace emule al final de la reseña.
Dr. Quatermass: me interesará mucho saber tu opinión cuando la veas. Tetillas hay, aunque menos de lio que esperaba. Pero por una vez, no las eché de menos.

Un saludo!

Darkerr dijo...

¡¡Qué tal osito¡¡¡, ya sólo por eso esta pelicula merece verse, sin duda. Desconozco mucho del cine francés de antaño, asi que para mi este es un descubrimiento muy bueno. Como bien señalas, es una lástima que este director no haya realizado más peliculas del género porque da la impresión que tenía buen oficio. Muy buen hallazgo. Saludos¡¡.

Quimerico Inquilino dijo...

Que tal, Darkerr?? La cinta tiene buenos momentos, aparte de la del osito, te lo aseguro y merece la pena. A ver si puedes verla y es de tu agrado.
Un saludo!