domingo, 7 de noviembre de 2010

THE THING WITH TWO HEADS (USA, 1972)

Dirección: Lee Frost. Intérpretes: Ray Milland (Maxwell Kirshner), Roosevelt Grier (Jack Moss), Don Marshall (Dr. Fred Williams), Roger Perry (Dr. Philip Desmond), Chelsea Brown (Lila), Katherine Baumann (Patricia), John Bliss (Donald), John Dullaghan (Thomas), Lee Frost (Sergeant Hacker), Jane Kellen (Señora Mullen), Wes Bishop (Dr. Smith). Duración: 93 minutos.

Síntomas: El Dr. Kirshner, eminente cirujano de carácter misógino, racista y decididamente endiablado, sufre de un cáncer terminal. Para burlar su fatal destino ha estado investigando con animales la posibilidad de trasplantar una cabeza en el cuerpo de otro individuo para poco a poco ir absorviendo las facultades del cuerpo anfitrión y poder deshacerse de la cabeza "original". Llegado el momento, consigue a un voluntario, un preso condenado a muerte. Lo que no sabe el Dr. Kirshner es que el sujeto en cuestión es negro y además tiene sus propios planes de fuga.

 Diagnóstico: Cuando se habla de la colaboración del gran Ray Milland con la AIP se suelen mencionar a las imprescindibles La obsesión y El Hombre con rayos X en los ojos, ambas dirigidas por Roger Corman del mismo modo que se pasa de soslayo por el título que ahora nos ocupa y que es, sin duda, el más bizarro de los tres. A pesar de ello, y vaya de antemano, este film no merece la mala fama que algunos prejuiciosas críticas siempre le han cargado como un sambenito, catalogándolo al mismo nivel que la (esta sí lamentable) Serpiente de mar, ya reseñada aquí.

Realizada a rebufo de otro film con idéntica premisa ,The Incredible 2-Headed Transplant (1971) técnica y artísticamente inferior a la que ahora nos ocupa, lo que hace de esta cinta (titulada con motivo de su edición en video en España con el poco apropiado título de Experimento Diabólico) un film tan agradable de ver es su decidido tono cómico (que no paródico) a lo largo del metraje, con un Ray Milland verdaderamente divertido que demuestra su innegable profesionalidad a pesar de verse obligado a estar literalmente pegado durante la mayor parte del rodaje a un negro de 2 metros de altura, el ex jugador de Fútbol americano : Roosevelt Grier. Contra todo pronóstico, el tal Grier también está de lo más acertado en su composición y consigue una eficaz química con el veterano Milland. Las discusiones entre ambos (recordemos, un viejo científico malhumorado y racista y un condenado a muerte negro que se ven obligados a "convivir" en un mismo cuerpo) proporcionan algunas situaciones y diálogos francamente divertidos, como el momento en el que Grier intenta convencer a su novia de hacer el amor tapando la cabeza de Milland. Como dato curioso comentar que Grier pasaría a la historia antes que como actor, como guardaespaldas de Robert J. Kennedy (hermano de John) al ser uno de los que blocó a Shirhan, el joven integrista palestino que efectuó el disparo que a la postre causó la muerte al senador demócrata.

Volviendo a la cinta que nos ocupa, mencionar que está dirigida por Lee Frost (que aquí interpreta a un sargento de policía ). Frost quizá no le diga nada a la mayoría de los aficionados pero se trata de uno de los realizadores más eficaces del género black-exploitation de la época con títulos tan célebres como Love Camp 7 (1969) o The black Gestapo (1975). El experimento resultante es tan curioso como el que narra la trama: producir un híbrido de dos de los géneros más populares en la serie b de los 70. Por un lado los films de ciencia-ficción, con "mad doctor" incluido, en donde se muestran las excelencias de una incipiente técnica del trasplante (recordemos que el Dr. Christiaan Barnard había realizado con éxito el primer trasplante de corazón apenas cuatro años antes) con las black exploitation de la época que también habían irrumpido con fuerza dentro del género fantástico (recordemos ese Blácula, sin ir más lejos). Sin duda, la mala fama que arrastra el film se debe a su psicotrónica premisa: el injerto de una cabeza a otro cuerpo para que, tras un breve periodo de tiempo, vaya usurpando poco a poco las capacidades motoras y, como final de operación, se extirpe la antigua cabeza, ya inservible. Tal argumento sólo se podía atacar desde una única premisa (y ahí, insisto, radica el principal acierto del film): el constante tono irónico en situaciones, diálogos y personajes que impiden que nos tomemos demasiado en serio la película.

Que The thing with two heads cuenta con un escasísimo presupuesto es algo que queda patente en varios momentos del film (las persecuciones siempre se realizan en caminos desérticos o directamente en mitad de la campiña, los escenarios se ven reducidos a unos pocos interiores) pero jamás afectan al acabado técnico, mucho más eficaz de lo que de una producción de estas características podría preverse. Los efectos especiales están perfectamente conseguidos (en la secuencia de la operación llegó a emplearse incluso una cabeza robotizada del actor Ray Milland) y no es de extrañar si nos atenemos al magnífico equipo de especialistas que componen el departamento entre los que destacan Thomas R. Burman, responsable de los efectos de maquillaje de producciones como La invasión de los ultracuerpos (1987), El beso de la pantera (1982) o Los Goonies (suyo es el maquillaje del inolvidable Sloth) por citar unos pocos ejemplos, Daniel C. Striepeke (El Planeta de los Simios y secuelas, Patton, Salvar al Soldado Ryan) o el mismísimo Rick Baker (La guerra de las Galaxias, Aullidos, Ed Wood...) en uno de sus primeros trabajos donde además interpreta al simio que aparece en la primera parte del film.

En definitiva, un título menor pero entretenidísimo, con abundantes (y en ocasiones agotadoras) persecuciones de coches, un acabado técnico impecable y un final curioso por inconcluso, donde deja suspensos algunos puntos de la trama quizá para evitar entrar en ciertas disquisiciones morales que (y dado el tono desenfadado de la cinta) hubieran estado de más. Al fin y al cabo que un film nos deje con la sensación de querer más siempre será un punto a tener en cuenta a su favor, ¿no?

Tráiler original de "The thing with two Heads"

No puede perdérsela: El amante del fantástico gamberro de los 70.
Abstenerse: El que busque un argumento con pies y cabeza. Este sólo tiene lo último, y además por partida doble.

Descarga Directa (en VOS):

En Castellano (Pass: PARADISE)

20 comentarios:

mepi dijo...

Curiosa pelicula y paradójicamente con una lectura sociológica e histórica impresionante.En los 70 se produjo con fuerza el fenómeno cinéfilo de "cine de negros" (dicho sin ninguna emotividad)al que aludes y recuerdo no solo Blácula (llevaré conmigo para siempre la escena del celador con garfio llamándo por teléfono mientras le viene por detrás la vampira de color dispuesta a morderle),pero también es época de héroes como el detective Shaft, de los Panteras Negras con el puño en alto y recogiendo el testigo cercano en el tiempo de Luther King y Malcom X, por no hablar de los maravillosos puños de Alí.Por contra tenemos la época rancia de Nixon y Ford prebostes del republicanismo norteamericano, ensalzando los valores de los herederos de los colonizadores británicos y para quienes el norteamericano modelo era de clase media, blanco y protestante.Por todo esto digo que la película es curiosa y hecha por alguien sin prejuicios.....o quizás no (que casualidad que el negro sea el presidiario y encima condenado a muerte y no sea el cirujano).

Dr. Gonzo dijo...

Creo que esta es la blacksploitation mas bizarra junto a Blácula jaja

PEPE CAHIERS dijo...

Comedia sociológica sobre el racismo algo surrealista y con retranca.

Obliterator dijo...

Jajaja, un argumento de lo más psicotrónico y extraño, realmente tiene una pinta estupenda.

El que sea irónica la hace alejarse de haber sido un bodrio y la convierte en una pequeña joya del cine B.

Saludos Don Quimérico y suerte con los proyectos Lovercraftianos!

ATXEIN dijo...

Que decir de esta joyita.. que fué encima uno de mis primeros Ratdvd, hace ya unos añicos, cuando en la 1º NSG comenzamos a susar ese formato.. ¿te acuerdas Quimérico? Además es una cinta a la que le tengo mucho cariño y es perfecta para ver junto a la anterior The incredible 2-headed transplant AKA El increible transplante bicéfalo.. Menudo par de pelis de transplantes craneales..jajaja

Creo que dentro de las Blackxplotation hay títulos igualemnte psicotrónicos, yo aluciné con Blackenstein o Petey Wheatstraw o Abby, entre otras.. porque Blacula no me parece tan psicotrónica como se dice.. Por ejemplo Nocturna es mas psicotrónica que ese Dracula negro..

Saludoss¡¡

Wilbur Mercer dijo...

Es curioso que esta película haya sido incluida en el documental "las 50 peores películas de la historia", y no, por ejemplo, "el increíble transplante bicéfalo", que es, esta sí, bastante mala... Da la impresión de que los que elaboraron esa lista no pillan el tono irónico de alguna de estas joyitas de serie B (lo mismo ocurre con "Spider Baby", una maravilla que no se entiende con qué criterio puede alguien incluirla entre "las peores 50 películas...")
Ray Milland es un grande, sin duda.

Lazoworks dijo...

Recuerdo la escena en la que se encuentran con la novia negra de Grier, desternillante!
Además, la persecución en moto utilizan todo las mismas colisiones y demás, desde diferentes planos.
Exquisita, así como la otra, la de the Incredible Two-headed transplant, con ese bobalicón al que le meten la cabeza de un asesino!

Quimérico Inquilino dijo...

Mepi, has dado en la cleve del porqué de la irrupción de las blackexploitation. De tner prejuicios la peli sería en todo caso hacia los blancos que aquí aparecen absolutamente como estúìdos. El director de la cinta, de hecho era negro como el tizón XD

Dr. Gonzo, bizarra es un buen rato, pero como apunta ATXEIN, hay por ahí cada una que también le va a la zaga.

Pepe, una buena definición-resumen de lo que se va a encontrar el aficionado que aún no la conozca.

Obli, si todavía no la has visto, ya tienes una divertida sugerencia para cualquier noche. Y gracias por tus deseoa!

Me acuerdo, Atxein, me acuerdo, jajaj... que recuerdos. Y sí, los títulos que mencionas son también de traca, al menos por lopoco que he visto de ellos.

Wilbur, estoy de acuerdo con lo que dices. De esa lista de 50 hay más de una joyita salvable (esta es un buen ejemplo) y en cambio auténticos bodrios no aparecen. Cosas de las listas, que a la mayoría les entretiene pero de las que yo huyo como de la peste (las 100 mejores, las 50 peores, etc...)

Lazoworks, a mí también me divirtió mucho esa escena. Personalmente la prefiero al otro título que mencionas, aunque claro, también tienen su aquel.

Un saludo a todos y gracias por comentar!

Alimaña dijo...

Todo un manual de ejercicio bizarro jojoojo. Lástima que ya no se hagan películas tan divertidas
Un saludo Quime

miquel zueras dijo...

Recuerdo haberla visto a las tantas en un canal autónomo y me pareció delirante. Su look setentero le hace ahora ganar muchos enteros. Por cierto que a mí también me impactó la escena de Blacula que menciona MEPI, creo que el celador era Elisha Cook. Saludos. Borgo.

Quimérico Inquilino dijo...

Alimaña, los setenta fue una decada podigiosa para el cine en general y el fantástico en particular, quizá las convulsiones sociales que apuntapa Mepi tuviesen la culpa.

Miguel, no recordaba yo ese dato, gracias. Elisha Cook fue uno de esos secundarios de rostro archiconocido y del que nunca nos aprendimos su nombre. Por cierto, unos años después se vería las caras con unos vampiros con muy mala baba en El misterio de Salem's Lot. Pero ya nos vamos por las ramas, jajaja...

Saludos!

punkandroll dijo...

Pues me has animado a verla, buena critica para una pelicula que siempre tuve miedo de ver porque me echaba para atras ese cartel, gracias Quimerico

Quimérico Inquilino dijo...

Nada compañero, yo pienso que esta puedes verla sin miedo sólo para pasar un buen rato, eso sí. Que no es poco.
Como dije antes, no entiendo el ensañamiento de algunas fuentes.

Un saludo

Salvador dijo...

Estoy continuando esta web en donde cuento mis experiencias en cine.
Esa película de la que hablas recuerdo haber visto fotos que me causaron cierta extrañeza. En España no se vio porque en caso afirmativo la hubiera visto.
Entrevisté a Ray Milland cuando fue a Madrid a rodar "Serpiente de mar". Era un hombre muy mayor que no podía memorizar los diálogos, de repente se le olvidaban y Ossorio cortaba y reanudaba el mismo cambiando la posición de la cámara.

Quimérico Inquilino dijo...

Sí Salvador, estoy leyendo con interés tus experiencias como actor en películas de auténtico culto.
La edad no perdona ni siquiera a los grandes como Milland. Una lástima que Serpiente de Mar fuera su epitafio. Algo parecido le pasó a Paco Rabal, terminando su filmografía con la espantosa Dagon.

Saludos

Salvador dijo...

Espero acabar pronto la web, a la que voy añadir los fiascos. Las películas que no se rodaron y porqué.

"Serpiente de mar" era un proyecto antiguo de Amando de Ossorio. Tenía su monstruito en su sótano de Corredera Baja y estuvo luchando por él durante años.

Yo iba a debutar con Ossorio en el cine y es lástima porque éramos muy buenos amigos.

Quimérico Inquilino dijo...

Una lástima que Ossorio terminará con esa Serpiente (o la Serpiente terminara con él). Siempre he pensado que era un director con más talento que el que mostraba en pantalla.

Saludos

Salvador dijo...

Ossorio me contó los problemas que tuvo para rodar la película de la serpiente, incluso le exigieron un chequeo médico. Para convencer al productor Fade de que podía dirigir la película le enseñó recortes de los fanzines del género fantástico que le idolatraban.
Fue a pedir subvenciones al Ministerio quien le respondió "no financiamos películas de imitación".

Sigo subiendo información a la web abordando también aspectos polémicos como el follón del festival de Sitges.

Alimaña dijo...

Siguiendo con el ocaso de los grandes actores, hace poco comenté la última de Karloff: "Vudú Mortal" y el pobre iba en silla de ruedas, las escenas en que aparecía caminando era doblado por un tipo encapuchado... una pena.
Por supuesto Quimérico ya te mando un privado que seguro que te agradará.
Un saludo

Quimérico Inquilino dijo...

jejejej... intuyo que puede ser ;)
Muchas gracias, compañero!!