domingo, 2 de agosto de 2009

DAVID DECOTEAU: El esteta de la serie Z

Quizá el nombre de este realizador no le diga nada al gran público, pero a buen seguro que se trata de un viejo conocido para los más recalcitrantes seguidores del cine fantástico de baja estofa. Y con todo, todavía sigue siendo un gran desconocido. Indagando por las distintas webs especializadas he llegado a la conclusión de que al pobre de David se le critica más por sacar en todas sus cintas a muchachos en calzoncillos que por la nula calidad de sus películas. Este tipo de críticas además de trascender el mero comentario fílmico no están exentas de una gran carga de hipocresía: por el mismo motivo celebramos al mismísimo Olen Ray, tan dado a ponernos ante los ojos a sus estupendas actrices ligeras de ropa en cualquiera de sus trabajos. El sexo de sus exhibicionistas intérpretes es lo de menos; el argumento es el mismo.

Otro comentario muy recurrente a la hora de citar a Decoteau es para otorgarle el título de “creador del film de horror gay”. Pero este argumento es tan artificioso como exagerado. Directores gays y que podamos decir que ejercen como tales en sus películas son John Waters o Derek Jarman (por más que hayan tocado el fantástico sólo esporádicamente), por poner sólo dos ejemplos. En cambio Decoteau no expone historias o relaciones explicitamente gays en sus films de horror por más que el aspecto de sus actores nos haga temer que de un momento a otro vayan a empezar a desenfundar sus atributos para “practicar idiomas”. No, Decoteau suele evitar el tema, quizá para no desviar la atención de sus tópicos guiones, quizá para alejar el fantasma de la censura por parte de las retrógradas distribuidoras norteamericanas. El caso es se ha acercado abiertamente a la temática gay en contadas ocasiones y siempre fuera del género fantástico (el drama Leather Jacket Love Story sería un buen ejemplo). Dicho todo esto, hora es ya de entrar en materia con tan controvertido director.

Datos biográficos:
David Decoteau nació en Portland (Oregón) en 1962. Allí se crió como hijo adoptado de una familia de clase media-baja. El niño apuntaba ya maneras desde jovencito. Con apenas 17 años creó él solito el club de fans de Roger Corman. No contento con eso, el joven Decoteau viajó a Los Ángeles con 18 añitos y se presentó en la oficina de su adorado director-productor para pedir trabajo. Ignoro lo que le dirían, pero el caso es que un tiempo después ya lo tenemos como ayudante de producción en “Galaxy of Terror” (una producción Corman de 1981). A partir de ahí, trabaja como asistente de dirección para directores consagrados como Win Wenders en Der Stand der Dinge” y Ken Russell en “La pasión de China Blue”. De ahí da el salto a la dirección y lo hace a través del cine porno en multitud de cintas con el seudónimo de David McCabe. Por fin puede rodar su primer film de género para la Empire: “Dreamaniac” (1986), una de psicópatas. Unas cuantas cintas porno más y por fin le llega el éxito (siempre en los presupuestos ínfimos en los que nos movemos) de “Crepozoides” (1987) que le permite olvidar para siempre el cine de adultos y dedicarse en exclusiva al cine comercial.

Así, podríamos distinguir perfectamente tres etapas en la trayectoria ¿artística? de Decoteau. La primera en el cine de adultos que no nos interesa ahora mismo, una segunda, sin duda la más divertida, donde el bueno de David realiza trabajos para la Full Moon de Charles Band con varios títulos para la saga Puppet Master, Prehysteria 3, Totem… A partir de ahí crea su propia compañía, la Rapid Heart Pictures, y Decoteau, libre de las ataduras de un productor que le exija unos mínimos requisitos, cae en la auto complacencia, da rienda suelta a su dudosa estética y a sus “Screem boys”, como se les ha venido a llamar. Esta es sin duda su periodo menos interesante. Actualmente está enfrascado en emular a su director fetiche con una serie de adaptaciones de la obra de Edgar Allan Poe. Ya lleva tres: House of Usher, El Cuervo y El Pozo y el Péndulo. Que tiemble Roger Corman.
Tiene un Blog Personal en el que adelanta sus novedades cinematográficas y dónde podéis poneros en contacto personalmente con él si os defendéis con el inglés. Seguro que estará encantado de responderos.
BEASTLY BOYZ: historia de una venganza, a la manera de Decoteau

Síntomas del paciente: Principalmente una irritante tendencia a desarrollar una estética de film porno en sus películas (herencia sin duda de sus comienzos): fotografía con azules metálicos, ámbares y rojos chillones, iluminación excesiva incluso en escenas nocturnas, sobre exposición buscada en secuencias de exterior, etc… A ello unimos una nulidad casi absoluta para la narración. Sus argumentos se desarrollan lentamente, el uso de la elipsis brilla por su ausencia, acostumbrándonos a mostrarnos diálogos y acciones totalmente prescindibles dentro de la trama. Así, en sus producciones asistimos con desesperación siempre a unos inicios tediosos que suelen estirarse hasta la mitad del metraje para pasar a unos desenlaces precipitados y , por lo general, torpemente resueltos.
Las relaciones amorosas están desarrolladas siempre de manera muy simple y superficial, con una idealización bastante pueril del amor hetero y unos protagonistas siempre apenas esbozados. Tampoco está especialmente dotado para la creación de atmosferas inquietantes. De este modo, Decoteau tiene que acudir a elementos tan trillados como las subidas repentinas de música, apariciones imprevistas en primer plano o esos interminables relámpagos sin lluvia tan característicos de las películas más góticas de Decoteau (comprobadlo por vosotros mismos).

A Decoteau se le compara muchas veces con Olen Ray. Presupuestos, argumentos, temas y manera de tratarlos es cierto que son muy similares y que a simple vista pueden confundirse perfectamente la autoría de uno u otro. Alguien podría afirmar incluso que son intercambiables. Pero Decoteau, para su desgracia, se encuentra en desventaja con el viejo maestro de la serie Z básicamente porque, al contrario que Olen Ray, David no tiene esa capacidad de reírse de sí mismo y del género que cultiva. Así, sin apenas humor, con muy poco gore y menos sexo, los trabajos de este director se convierten en cintas mucho más áridas de ver que las lúdico-festivas gamberradas de Ray.

Historial Clínico: Sus trabajos superan ampliamente la centena de títulos entre cine de adultos y cine comercial. Imposible repasar ni una cuarta parte de sus films. Como curiosidad decir que es un director muy aficionado a las secuelas, (hasta la docena, de distintas sagas, entre ellas una cuarta parte no oficial de la saga Scream). Pasaremos a mencionar al menos algunas pocas sugerencias para poder conocer someramente a este realizador:

Crepozoides (1987). Aun hoy día, el título más popular de su director y el primero en llegarnos a nosotros, un especie de plagio indisimulado de Alien, con envoltura de cine post-apocalíptico italiano, pobre presupuesto y ridículos efectos especiales. No obstante el diseño de su carátula en las estanterias de aquellos ingénuos video-clubs ochenteros hacía imposible resistirse a alquilarla. Linnea Quigley, luce palmito y la película, aun siendo mala, resulta hoy día todavía entrañable de ver.

Esqueletos (1997) Tras sufrir un ataque al corazón, Peter Crane, un famoso periodista neoyorquino, se replantea su vida y decide mudarse con su familia a un idílico pueblecito del estado de Maine. Todo parece marchar a la perfección pero, un día, una mujer se presenta en su casa aterrorizada ya que han detenido a su hijo por un asesinato que ella está convencida que no ha cometido. Peter decide investigar por su cuenta pero enseguida se dará cuenta que los antes amables habitantes del lugar empiezan a tratarlo con recelo. Sin lugar a dudas la mejor cinta de Decoteau, o al menos la única que logra disimular su condición de sub-producto de tres al cuarto gracias en mayor parte a un más que importante reparto: James Coburn, Dee Wallace, Ron Silver, Christopher Plummer… Y es que lograr un telefilm de sobremesa decente como este ya es todo un logro para el señor Decoteau.

La casa de las Brujas (1999). Elizabeth se reúne con un selecto grupo de amigos para celebrar una extraña fiesta. Al parecer, la chica es la descendiente de una malévola bruja llamada Lilith, quemada hace trescientos años. Ahora, Elizabeth tratará de lograr la resurrección de su antepasado y vengarse de aquellos que la llevaron a la hoguera. El siempre estimulante tema de la brujería completamente desaprovechado por Decoteau con un sin fín de lugares comunes, un único escenario (la mansión donde trascurre la fiesta) y ritmo más bien triste. Poco gore, efectos especiales mediocres, diálogos interminables (sobre todo teniendo en cuenta lo que dicen) pero de terror más bien poco.

Ancient Evil: El grito de la Momia (1999). Tiene todos los números para tratarse de la peor aparición cinematográfica de la Momia, lo cual ya tiene su mérito. Un chalet con apenas dos salas y un despacho que Decoteau quiere hacernos pasar por una facultad y su museo arqueológico, unos universitarios con pinta de no saber hacer una “O” con un canuto (la prueba es que incomprensiblemente se tiran toda la películas buscándose unos a otros en esos pocos escenarios mencionados), una interminable tormenta a base sólo de relampagueos azules y una momia fondona a la que parecen haber olvidado sacar las vísceras antes de su embalsamación. El desenlace merece estar en cualquier antología del más infecto cine de género.

La Hermandad (2000). El título con el que Decoteau comenzó su andadura en solitario, algo que, lejos de sentarle bien, lo inclinó todavía más a esa estética de film-directamente-para-video-clubs. La fraternidad más elitista de la universidad necesita sangre nueva. Un pequeño campus universitario se ha convertido en el hogar de una sociedad secreta ancestral. Poderosos y peligrosos, sus miembros han sacrificado sus almas por la suprema recompensa. Pero ahora la hermandad necesita a alguien fuerte, puro e inocente para ofrecer al clan un nuevo comienzo. El Pequeño campus me temo que es el mismo por donde se paseaba penosamente la momia del título anterior, los chicos en calzoncillos no son los mismos pero podrían haberlo sido, tanto da. La película debió de ser un éxito porque lleva ya rodada cinco secuelas (las dos últimas en 2009).

Instituto Sangriento (2001). Pues más de los mismo en Decoteau. Corey es un joven que acaba de llegar al instituto de un pequeño pueblo. En apariencia, parece un chico normal y agradable, pero bajo la superficie se esconde un oscuro pasado que le ha perseguido hasta su nuevo hogar. Este secreto sale a la luz cuando empiezan a ocurrir unos extraños sucesos en la nueva escuela: unas inexplicables muertes y la desaparición de algunos de sus compañeros. Sólo un pequeño grupo parece dispuesto a compartir con él la verdad de lo que pasa en la escuela, pero son asesinados uno por uno. Un título que, increíblemente, tuvo cierta popularidad en los videoclubs españoles. Hasta hay gente que la defiende.

Círculo de Terror (2004). Cuando un famoso grupo de pop se queda sin su líder deciden organizar un casting tipo “O.T” para seleccionar un nuevo candidato. Los finalistas escogidos son llevados a una remota isla donde pasaran la prueba final. Una vez allí, los aspirantes van desapareciendo misteriosamente a medida que son descartados. Una cinta que tiene cierta gracia y que toca el tema del vampirismo desde la óptica de lo cruel que puede resultar a un artista la brevedad de la fama. Impagable ver a este grupo de niñatos tipo “Back Street Boys”, que han vendido su alma al Diablo para prorrogar su éxito, en distintas épocas y con distintos looks a lo largo de su extensa trayectoria: los 50, 60, 80… Además aparece la otrora musa de Carpenter y Romero, Adrienne Barbeau. Lástima que para contarnos esto, Decoteau se empeñe en repetirnos 15 veces el mismo numerito musical; al final terminas por querer meterles la estaca por el mismísimo a estos niñatos bailarines.

Tráiler de Crepozoides

Su "mejor" película: Técnicamente, "Esqueletos" . Si hablamos de diversión psicotrónica desde luego "Crepozoides".
Su peor pesadilla: Todos a una: "El Grito de la Momia". Para realizar este engendro sin gracia nunca debería haber revuelto de su tumba a tan ilustre monstruo clásico.

20 comentarios:

cerebrin dijo...

Precisamente hace cosa de una semana estuve escribiendo una reseña de "El grito de la momia". Sorprendentemente, o no tanto, mucho de lo que dices en tu fenomenal artículo en cuanto al (no) estilo de DeCoteau lo señalo yo allí. Aunque de lo que comentas de la peli en cuestión, se te ha olvidado lo mejor de todo: el descendiente de los sacerdotes aztecas es más ario que un alemán nacido en la Selva negra.

Por cierto, según tengo entendido, los inicios de DeCoteau en el cine para adultos fue dentro de cintas de temática gay...

Un saludo. ;)

ATXEIN dijo...

Muy buena rtìculo Quimèrico de una genial y reivindicable director de serie z¡¡
Se te olvidò menconar otros de sus "grandes" trabajos jodio, donde estàn las psicotròncias Dr. Alien, Sorority Babes in the Slimeball Bowl-O-Rama o Beach Babes from Beyond¡¡jajajajaja Aunque he de reconcoer que muchas de estas cintas son durillas hasta para los seguidores del udnerground mas cutre..jajajajaja

Ah, comentar que empezò rodando pornos heterosexuales, un par creo, y luego se metiò de lleno en el porno gay, es por esto que mucha gente le recrimina que muestre chicos semidesnduos en sus cintas..lo que hay que ver..

Saludos¡¡

CARLOS SERRANO dijo...

Bueno, un personaje mítico por hacer bodrios, lo cual no sé si es para presumir con orgullo (jajaja)

Que duda cabe que Creepozoides es un film tan malo como entrañable pero yo tengo ya muy claro que este director no merece aparecer en ningún texto cinéfilo! Es pura basura! La inutilidad hecha carne!

Eso si, igual lo más interesante sean su media docena de pelis de porno gay. Igual para eso si tenia talento el garrulo este!

Quimerico Inquilino dijo...

Cerebrin: ignoraba que alguien se hubiera atrevido a hacer una reseña de ese "grito de la momia", me voy a buscarla enseguida. Es cierto que podría haberme extendido mucho más con la cinta. Uff! La imagen del descendiente este de los sacerdotes con la capa de Harry Potter no tiene precio XD

Muchas gracias, Atxein. Sé que he omitido mencionar muchísimos títulos. La verdad es que me he centrado sobretodo en la última etapa, más fácil de conseguir y visionar, pero Decoteau tiene una filmografía francamente extensa.

Carlos estoy de acuerdo contigo. Precisamente por eso me decidí a hacerle una reseña antes que a otros más revindicables. En este blog tienen prioridad aquellos a los que difícilmente se le dedicaría una entrada en cualquier otro sitio. Y soy de la opinión de Atxein que hay que conocerlo todo!

Un saludo a los tres!

CARLOS SERRANO dijo...

Bueno, pero Decoteau es bastante conocido (no hace mucho lo entrevistaron en un blog español de fans del género), sus pelis llegan con regularidad a los videoclubs, le dedican homenajes aqui y allá. No estamos hablando de un oscuro director de culto de Uzbekistan! Estamos hablando de un tipo que se gana las habichuelas por su fama de cutre!

Si hablamos de directores de culto estoy seguro que Douglas Trumbull es más desconocido y por supuesto más interesante (ese Proyecto Brainstorm y su extraño rodaje!)

Yo creo que hay un malentendido en el mundillo: las pelis y directores de la Troma y la Full Moon no son de culto por mucho que insistan los dueños de esas productoras, son muy artificiales al intentar convertirlos en personajes de culto.

Simplemente la Troma y la Full Moon ruedan mucha basura e intentan vendernos esa basura como material friki y de culto, pero en realidad es simplemente BASURA.

Se ha escrito mucho de eso, un film de culto no es aquel que nace ya para serlo (que es lo que intenta siempre la Troma) el film de culto tiene que serlo casi por accidente. Como en su caso Blade Runner. Eso de imponernos los films de culto es otra forma de merchandising.

Existe el merchandising de serie A (el de las multinacionales) y el de serie B (los de la Troma, Full Moon y demás)

Quimerico Inquilino dijo...

Por supuesto que Decoteau no es de culto; ya comienzo la reseña diciendo que es sobradamente conocido entre los aficionados. Pero fíjate que poquito hay dedicado a él en castellano: he encontrado alguna reseña superficial en algún que otro blog y tú también le has dedicado algún que otro comentario, poco más. Esto no es una revindicación que no merece, sino un análisis de un director con el que para bien o para mal nos tropezamos de vez en cuando.
De acuerdo en todo con la nómina de directores de la Full o la Troma. Aunque muchos de ellos resultan francamente divertidos. Decoteau raramente consigue eso.

Un saludo

Sardu dijo...

muy buen articulo,nos relata tod lo que ews su carrera,aunque lo que no secon las pelis que suele hacer es como llegan casi todas a los video clubs,debe teber algun enchufe el tio jeje,pero bueno hay algunas en particular que si que las tengo en mi coleccion

Y encima se llamaba Alabama dijo...

No sabía quién era, aunque creopozoides fue un título que me compré en el quiosco a 1 euro. Junto con una película de Coppola. Curiosa sesión doble

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Es triste que Esqueletos sea su mejor filme, porque lo regalaban con un semanal en el kiosco. Un director infumable que, por lo que he leído, hacia aburridos hasta las porno.
Un gran artículo Quimérico.
Saludos

CARLOS SERRANO dijo...

Bueno, es que textos españoles sobre cine de culto hay poco. De ahí que me dedicara a sacar mis propios libros de cine! (jejeje)

En España el tema libros de cine sobre terror, serie B y demás esta muy mal. Hay libros, pero son muy malos. El último que he visto es SPANISH HORROR, y es malo malo de verdad.

Quimerico Inquilino dijo...

Sardu: Jejejej... Casi todos tenemos alguna suya en nuestra colección mal que nos pese.

Y encima se llama...: Bienvenido a esta, tu casa. Curioso nick el tuyo , compañero. Desde luego, esa sesión doble es de lo más ecléctica XD

Crowlwey, pues sí, no seré yo el que le defienda, jajaja. Aunque ya digo, es bueno conocerlo aunque sea para no caer en sus redes cuando paseemos despistados por la sección DVD.

Carlos: Una vez más estoy de acuerdo contigo en que lo que se publica aquí del género deja mucho que desear. Afortunadamente algunas revistas como Quatermass intentan cubrir con seriedad y rigor ese hueco. El Spanish Horror este lo ojeé en una fnac y no me dió muy buena pinta, no. Además me acababan de regalar el número de la revista que menciono dedicado al Fantaterror español , que es magnífico y eso me terminó de convencer para dejar el librito en su estantería.

Un saludo a todos!

ObedecerNoEsVivir dijo...

Buenas noches,primero,comentar que personalmente mejor cine que el de clase b y clase z dudo que exista.Ya desde la imagineria visual que mantiene la mayoria de estos films,como en la historia,el hecho de realizar lo irrealizable de la manera mas original y en muchos casos ridicula,pero sin perder la dignidad ( o si) en el camino es lo mas destacable de esta clase de cine.

Para quienes gusten,lxs invito a pasarse por un foro dedicado al cine de terror y fantastico en todos sus subgeneros.

http://creepycrew.foroactivo.com/forum.htm

http://creepycrew.foroactivo.com/forum.htm

Quimerico Inquilino dijo...

Bienvenido "obedecer...". Estoy completamente de acuerdo contigo en lo que dices. Eso mismo es lo que me atrae tanto de esta clase de films.
Muchs gracias por tu invitción . Seguro que te hago una visita en breve, que pinta muy bien tu foro.

Un saludo!

Jaz3000 dijo...

Este director se lee muy interesante. Me gustaría ver sus films más destacados y quizás uno menos conocido para hacerme una idea.

Excelente artículo, Q. Mis felicitaciones.

(Lamento no extenderme, pero realmente no soy perita en el asunto del cine de horror. Soy de las personas que se deja llevar por el sci-fi y los big booms)

Un beso.

Quimerico Inquilino dijo...

Vaya Jaz, ya se te echaba de menos por esta casa!
Jejeje... este director es de todo menos interesante. Así que si ves algo de él que sea sólo por malsana curiosidad.
Saluditos

Obliterator dijo...

Las versiones de Edgar Allan Poe deben estar increíbles y crepozoids suena a monstruo de goma mal hecho (bien), las otras de jovencitos las voy a pasar por alto.

¿La saga de la hermandad son las que ultimamente se llamaron "skull & bones" ó sociedad secreta?

Quimerico Inquilino dijo...

En principio no tienen nada que ver ya que esa que dices está dirigida por un tal T.S. Slaughter ¿?
AHora el estilo es tan parecido que no me extrañaría que el susodicho no sea sino un seudónimo de Decoteau

Saludos Obli!!

Carlos Maciá dijo...

Y esas pelis de monaguillos en pelotas, ...¿qué duran?

Je, je.... ;)

Darkerr dijo...

Lo que he visto de este director es apenas la 3ra pelicula de los "Pupett master" contra los nazis, para mi es entretenida porque los muñecos me resultan simpáticos. Creo que no es muy representativa de su obra porque es mas un producto de aquella saga de Charles Band. Tengo pendiente "Creepozoides", a ver si un dia de éstos. Saludos.

Alimaña dijo...

Muy grande la ficha... a tu nivel habitual por otra parte... Crepozoides con el bebé volador ya puede por si solo crear traumas irreversibles en el cerebro jajaajaja
Tengo pendiente de ver Circulo de Terror, que aparece en el zombiedatabase, por lo tanto le decicaré una ficha... que menos

Un abrazo compañero