domingo, 11 de abril de 2010

HELLEVATOR:THE BOTTLED FOOLS (Japón, 2004)

Título Original: Gusha no bindume. Dirección: Hiroki Yamaguchi. Intérpretes: Hiroki Yamaguchi (Luchino), Yoshiichi Kawada (Inagaki), Ryôsuke Koshiba (Mitarai), Kae Minami (Nakaji), Yuuka Nakabô (Miyako), Ikuma Saisho (Viblio Sawatsukumori) y con Yuuna Sotohara, Toshiko Sunamura, Yuuko Takarada, Masato Tsujioka, Hisashi Ueno. Duración: 97 minutos.
Síntomas: Una serie de personajes coinciden en un ascensor de largo recorrido en un mundo deshumanizado. Cada cual tiene su propio secreto inconfesable que guardar. En un momento del trayecto, el ascensor es requerido para trasladar a un par de peligrosos asesinos psicópatas. La pesadilla no ha hecho más que empezar...

Diagnóstico: Dice el imprescindible Carlos Aguilar en su Cine fantástico y de terror japonés (1899-2001) :Tras el fin de los años 80, el fantastique japonés… es acaparado por el neo kaiju y el saiko hora (literalmente psycho horror)…
De modo prioritario, y hasta
sofocante, se advierte el efecto de la coetánea “cultura del apocalipsis” americana, dentro de la cual coexisten el gore y el splatter, el trash y el slasher, el cyberpunk y el cyberpup, las más diversas parafilias eróticas, el armamento sofisticado, toda índole de arte siniestro, la estética postindustrial, las religiones anticristianas y las sectas oscurantistas, los psychokillers , el afterpunk, el gothik, los cómics macabros, la nueva carne, el nuevo metal… todo ello materialmente a la sombra de lo bizarro…”.

Acertadísima descripción del giro que el cine japonés toma en las postrimerías del s. XX, resulta, del mismo modo, idónea para retratar certeramente el título que ahora nos ocupa. Lo primero que llama la atención de “Hellevator: The Bottled Fools” es su estética retro que remite de inmediato a aquella obra maestra de Terry Gilliam llamada Brazil (1984), igual que esta, pesimista fábula apocalíptica que nos mostraba un mundo deshumanizado, una sociedad de tintes dictatoriales donde los derechos fundamentales y la presunción de inocencia son pisoteados en alas de una frágil seguridad torpedeada por pequeños grupúsculos terroristas (ineludible acordarse de ciertas sociedades modernas que en nombre de la democracia utilizan métodos muy cercanos a los que dicen combatir).


Hecho este apunte, es de justicia advertir que las similitudes con el film de Gilliam terminan ahí. Y es que los mensajes y presupuestos con los que se mueven ambos films son radicalmente distintos. Precisamente, unos de los mayores méritos del director de The bottled fools es el magnífico rendimiento que ofrece del escaso presupuesto de la cinta, trasladando la mayor parte de la acción al interior de uno de los enormes ascensores que, a modo de tranvías verticales (uno de los aspectos más novedosos del film), sirven como medio de transporte para los habitantes de esa lóbrega, claustrofóbica e hiper industrializada ciudad.

Junto a estos elementos, como bien señalaban las palabras de Aguilar al comienzo de la reseña, otras constantes en el nuevo fantástique japonés: adolescentes con trajes de colegiala, psychokillers grandiñolescos y ese peculiar tratamiento de un gore exacerbado que suele derivar en lo bizarro cuando no directamente en lo grotesco. La película resulta desasosegante por diversos motivos: algunos detalles macabros (ese asesino que habla hacia atrás), la presencia constante de la sangre (y todos sabemos como se las gastan por allí cuando se trata de mostrar el rojo elemento) y sobretodo por la incapacidad de poder identificarnos con ninguno de los roles (Luchino, envuelta en su traumático pasado, está lejos de ser un personaje positivo, pese a su condición de protagonista), lo cual contribuye aún más a la incomodidad del espectador, que jamás sabe que posición tomar en la trama lo cual, a la postre, puede suponer también un serio hándicap.

Pero la mayor pega que se le puede dar a este singular título, como ya habrá supuesto el más avezado aficionado, es su condición de anécdota excesivamente alargada que combina los aciertos y las secuencias de indudable impacto con diversos tiempos muertos, escenas reiterativas y situaciones que derivan en absurdas, no tanto por la propia condición del relato como por una traición de la lógica interna de este, circunstancia habitual en realizadores y guionistas noveles como es el caso.

Con todo, un pecado menor para un film interesante, una parábola que de puro pesimismo trasciende en nihilista, con un desenlace que no por previsible resulta menos apropiado para cerrar su discurso.

Tráiler de Hellevator

No puede perdérsela: Cualquier amante del cyberpunk.

17 comentarios:

Quimerico Inquilino dijo...

Bueno, siento no poder seguir el ritmo habitual en esta madhouse pero ya véis que sigo por aquí, además vigilándoos de cerca...
Que disfrutéis esta bizarrada.

Dr. Quatermass dijo...

Bueno, solo felicitarnos por tu regreso, además con una película que parece interesante. Es cierto lo de las colegialas, pero es que es algo muy de su cultura. Es increible pasearse por una calle de Tokio y ver las hordas de colegialas enseñando cacha, mientras todos los hombres las miran de reojo. Estos japos están p'allà....

PKDesignz dijo...

Bien Quime!!! Ya pensaba que nos dejarías huérfanos.

De la película solo puedo decirte que ya estab bajandose, y es que el ciberpunk cada vez es más atractivo.

Un abrazo!!

Fantomas dijo...

Que bueno ver que estás de regreso!. Con respecto a la película, en cierta medida me recuerda a "El Cubo". Voy a buscarla para echarle una mirada.

Saludos!

ATXEIN dijo...

Te hiciste de roagr eh jodio...XDDD

Pues esta la tenía abandonada porque me daba mala espina, y por lo leido tengo que buscar el día apropiado...jajaja
Los tiempos muertos me matan, de pasar a sobresaltos o tensión a secuencias oníricas que o te separan de la cinta o te dejan algo frio.. Por eso debo esperar, aunque la tengo pendiente..como taaaanto..si es que no se puede¡¡

Un abrazo¡¡

Quimerico Inquilino dijo...

Jejeje... Cuanto bueno por aquí!

Sr. Doctor, por lo que deduzco ya has tenido la suerte de visitar Tokio. Es una asignatura que desde luego tengo pendiente. Algún día...

Pk, ya digo, sigo visitándo vuestras respectivas casas, aunque el trabajo, momentáneamente, me tenga algo más absorvido. Afortunadamente, a medida que se acerca el veranito iré teniendo más tiempo libre.

Fantomas, a mí también me vino inmediatmanete a la mente "Cube" pero la similitud acaba ahí, en la anécdota de un puñado de prsonajes encerrados en un cubil que se desplaza verticalmente.

Atxein, la has descrito perfectamente. Con todo, y en mi caso particular, he de decir que a pesar de dichas secuencias oníricas (que rompen en ocasiones el relato y que parecen ideadas para ensanchar la duración del film) el balance final fue positivo. Atrévete.

Gracias a todos por vuestras palabras y un abrazo!

Jaz3000 dijo...

Cyberpunk, ¡Sí!, Ambiente claustrofóbico, ¡Sí también! Aunque en la vida real nunca podría estar en un lugar así jeje (sí, los ascensores me dan algo de claustrofobia... pero creo que mi sensación es muy pequeña para catalogarla de fobia...)

Hm. Se ve buena, aunque sí, no tiene (de forma marcada, porque existen igual), esos elementos realmente bizarros que tanto caracteriza a los japoneses (Que gracias a este blog he visto mejor jeje).

Un título para considerar.

Me alegro que sigas publicando :)

Abrazos.

Einer dijo...

Desconocía completamente esta película pero siendo como soy un amante del cyberpunk, la añado a la lista de pendientes de visionar.
Un saludo.

Quimerico Inquilino dijo...

Jazz, sí, yo creo que esta es tu película. Gracias por estar ahí.

Einer, pues va a ser que esta también va a ser para tí ;)

Saludos!

Darkerr dijo...

Cyberpunk. Hace tiempo que no veo algo parecido al menos. Se ve muy interesanet (más aún con los links de descarga). Saludos y qué bueno leerte de nuevo.

Caronte dijo...

Me encanta el bizarrismo de los japos (bueno, todo el bizarrismo en general).

Has visto la última de Polanski? Muy buen thriller político, con un final cojonudo...

Saludos.

Quimerico Inquilino dijo...

Hola caronte!!

Calala, calla, que le tengo unas ganas a la última de Polanski. Me han comentado que vuelve a los tiempos de "El quimérico..." o "Repulsión" y como comprenderas estoy deseando.
Pero me niego a ver nada en esas horribles multisalas. Esperaré a ver si con suerte me lo ponen en la Filmoteca de aquí a unas semanas (en mi pueblo, la filmo consite en poner pelis de autor con apenas uno ó dos meses desde su estreno). Si no, el DVD.

Saludos!

Caronte dijo...

Haces bien. Afortunadamente, en mi ciudad hay UN cine (con 5 salas) donde ponen pelis en V.O.S.E., y por supuesto ahí es donde la vi, ya me he convertido en un talibán de la versión original y me acabaré convirtiendo también en talibán antimulticine...o lo acabaré arrancando la cabeza al que contesta el móvil en mitad de la película y se pone a hablar, al que realiza graciosísimos o profundísimos comentarios en voz alta para que todos sepamos que sabe más que nadie, a los putos canis armando jaleo...en fin, qué te voy a contar. Y sí, es una vuelta a sus mejores thrillers. Saludos.

Alimaña dijo...

Estos títulos tan cafres me atraen como la miel a las moscas jajaja un saludo Quime

Iván Villavicencio dijo...

Gran película de cyberpunk japonés... gracias...!!!

Quimerico Inquilino dijo...

Espero, Alimaña e Iván, que la disfrutéis. Desde luego elementos tiene para ello.

Caronte, precisamente para ahorrarme tener que arancar la cabeza a alguno he optado por no ir más, jajajaja...

Saludos

Alejandro dijo...

Ya no sirve el link :(