viernes, 7 de mayo de 2010

UNA FRÍA NOCHE DE MUERTE (USA, 1973)

Título Original: A Cold Night's Death. Dirección: Jerrold Freedman. Intérpretes: Robert Culp (Robert Jones), Eli Wallach (Frank Enari), Michael C. Gwynne (Val Adams). Duración: 74 minutos.
 Síntomas: Unos científicos llegan a una base en el antártico para continuar unos experimentos consistentes en observar la reacción de los primates ante situaciones extremas de frío o altitud. Al llegar descubren que el compañero al que tenían que relevar ha muerto congelado y sin aparentes síntomas de violencia. Pronto sentirán que no están solos y que una presencia extraña se cierne sobre ellos: puertas y ventanas que se abren misteriosamente, nerviosismo de los monos, aparatos que dejan de funcionar...

Diagnóstico: La década de los 70 supone, sin lugar a dudas, la época dorada del género (fantástico se sobrentiende) donde encontramos la mayoría de clásicos modernos que han configurado la forma de entender el fanta-terror hoy día: Alien, Jaws, Halloween o Star Wars son sólo algunos de los más ilustres ejemplos, pero la lista sería interminable.

A ello unimos una estupenda promoción de profesionales, sin las ínfulas de autor que contaminan a los jóvenes realizadores de hoy día, que entendían el cine como un oficio de artesano y trabajaban sin ningún tipo de complejo para la televisión, aportando productos más que dignos que hoy sería impensable encontrar en la sobremesa de cualquiera de nuestras cadenas nacionales. En dicha década, la palabra "telefilm" carecía del significado peyorativo que tiene en la actualidad y eran frecuentes los coqueteos con el género fantástico. Como botón de muestra los dos films protagonizados por Kolchack , una especie de periodista especializado en lo sobrenatural o Something Evil (Algo diabólico, 1972) dirigido por un jovencísimo Steven Speilberg, por cierto, ambos protagonizados por el sólido actor televisivo Darren McGavin. "Una fría noche de muerte" forma parte de estos más que dignos telefilms de género realizados con firme conocimiento de causa y que, en ese sentido, supone una auténtica rareza ya que hoy día es un título prácticamente olvidado a pesar de contar con múltiples alicientes.

Lo primero que llama la atención, nada más comenzar su metraje es el contexto en el que nos situamos: una estación experimental alejada de cualquier lugar habitado, donde unos científicos observan las reacciones de distintos primates en condiciones extremas. Inmediatamente el espacio nos remite a la indispensable The Thing (John Carpenter, 1982), donde un grupo de científicos se veían diezmados por una amenaza externa. Y es que un grupo de personas encerradas en un espacio reducido, amenazadas desde el exterior y sin posibilidad de conseguir ayuda, siempre ha dado resultados estimulantes desde que Howard Hawks (por cierto, director no acreditado de la primera versión de The thing) realizara la magistral Río Bravo en 1959.

Prácticamente dos únicos actores soportan el peso de la acción. Robert Culp (inolvidable agente Maxwell en El gran héroe americano) interpreta con solvencia a Robert, más hombre de acción que científico, que desde el primer momento muestra a las claras su desprecio por la misión encomendada y su obligada reclusión. Él es el primero que parece darse cuenta que hay algo extraño, una amenaza indeterminada que crece y parece acorralarles a medida que pasan los días. Junto a él Frank, interpretado por el gran Eli Wallach , que representa al perfecto científico, un hombre que disfruta con pruebas y análisis, que niega en todo momento la existencia de cualquier misterio que ponga en duda su lógica racional. El choque de las dos dispares personalidades no tarda en llegar a medida que los sucesos extraños se suceden. Robert intenta abrir los ojos a Frank, mientras que este no ve sino una estrategia de su compañero para forzar la evacuación de los científicos. La amenaza latente servirá de detonante para la aparición de viejos fantasmas personales en forma de mutuas recriminaciones.
El planteamiento inicial es apropiado para producir la inquietud en el espectador ya que este no tiene más datos que los protagonistas, descubriendo los extraños acontecimientos al mismo ritmo que estos. El problema que impide que el film llegue a redondear sus resultados es, por un lado, la morosa dirección de Jerrold Freedman, curtido realizador televisivo que aquí ofrece una puesta en escena demasiado funcional, con una fotografía plana que no aprovecha en su totalidad las posibilidades del inquietante decorado. Por otro lado, Freddman tampoco consigue mantener el equilibrio del relato durante todo el metraje, retardando demasiado la solución al misterio. Esto hace que, una vez que el espectador ha hecho ya sus propias conjeturas, necesite la confirmación de algunos interrogantes para que la narración avance con fluidez y así evitar los tiempos muertos.

A pesar de ello, un desasosegante uso del sonido y la música, las soberbias interpretaciones de Culp y Wallach y esos quince últimos minutos realmente inquietantes, hacen que el balance sea decididamente positivo. La ausencia de todo efectismo sanguinoliento y la resolución nada enfática del film consiguen generar en el espectador un verdadero sentimiento de incomodidad que se ve potenciado en el plano final, donde el personaje interpretado por Wallach observa como sus más terribles sospechas (las nuestras en realidad) se ven confirmadas.


Robert Culp en busca de su misterio

No puede perdérsela: El amante del terror en su vertiente más metafísica.
Abstenerse: El que busque horror y sangre de un modo explícito.
Venta: No editada en DVD. En su día si llegó a estrenarse en VHS.
Emule: Una Fria Noche De Invierno By Paracaidista (Terrorfantastico&Hispacine) Ii Aniversario.avi

16 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

El parecido con "La cosa" de Carpenter es más que evidente. Los telefilms de aquella época no tienen nada que ver con la nadería que se produce hoy para la televisión. "El diablo sobre ruedas" era una producción para TV. Recuerdo aquella serie de Darren McGavin, en especial un capítulo que investigaba a un posible hombre lobo, que en realidad era un psicópata armado con un hacha y que se hacía acompañar por un perro que era quien atacaba y daba muerte a sus victimas. ¡Tiempos gloriosos los de aquella televisión!

adrián esbilla dijo...

Es que, en muchos aspectos, la televisión de finales delos 60 y primeros 70 recogió la producción "b" norteamericana, tanto en medios como en espíritu.
ESta tiene muy buen aspecto, la verdad. No manejo emule y derivados así que la rastrearé a ver si hay suerte por otros conductos.

Fantomas dijo...

No la conocía ni de nombre pero queda apuntada desde ya. Una lástima que no esté editada en dvd.

Saludos ;)

Quimerico Inquilino dijo...

Pues sí, Pepe, pero aviso que el parecido con La Cosa termina en el escenario y ciertos acontecimientos extraños. Como Adrián señala, estos telefilms fueron los herederros directos de la serie b, para regocijo de los aficionados.

Adrián, a ver si consigo ponerla en descarga directa para facilitarla a los que no usáis el emule.

Fantomas, esta la tenemos crudo para una edición en DVD más que nada por ser un título inédito que si nos llegó aquí fue gracias a la espectacular eclosión del VHS en los 80, que necesitaba regurgitar títulos y títulos de manera voraz ante un público ávido. Pero quién sabe, cosas más raras se han visto...

Saludos a todos!

Obliterator dijo...

Eran geniales esas películas antiguas de ambiente claustrofóbico, en las cuales un par actores llevaban todo el ritmo de la narrativa.

La voy a bajar, ya que cualquier reminiscencia a the thing me parece rescatable.

Saludos.

ATXEIN dijo...

Pues mira que no me esperaba gran cosa de esta pero despertarste mi curiosidad.. so sí, aún hay bastante por ver antes..jajaja

Y que recuerdos de los ochenta, y noventa, donde se encontraban cientos de VHS maravillosos en cualquier lado.. Ahora nos editan mierdas de ediciones en Dvd, o transfers paupérrimos.. en fin..

Un saludo¡¡

Quimerico Inquilino dijo...

Obli, efectivamente, elplato fuerte sonlas interpretaciones de ambos actores, algo que se ha erdio en la inmensa mayoría de los telefilms.

Atxein, ya digo que, con toda su modestia, este título me parece de lo más destacable. Ya me dirás cuando le toque el turno.

Saludos!

Darkerr dijo...

Interesante filme, mas aun como rescatable producto de los años 70´s. Me has hecho recordar aquellos filmes de Darren McGavin, prodigiosos.

PKDesignz dijo...

Bueno bueno, otra que va a venir para casita...

Saludos Quime, y gracias por la recomendación!! ;)

Quimerico Inquilino dijo...

Sí Darkerr, Darren McGavin era un muy sólido actor que funcionó muy bien en multitud de telefilms de la época. Lástima que el cine no lo tratará con demasiado cariño. En cierta medida, lo mismo sucede con Robert Culp.

Pk, como siempre un placer tenerte por aquí. Yo creo que vas a saber verle los alicientes a esta modesta producción.

Un abrazo a ambos!

adrián esbilla dijo...

Precisamente ando ahora bajando Kolchak, legendaria serie tsetentera protagonizada por este actor.
Aquí la tiene completa. Cada capítulo (VOS)en solo un enlace a megaupload: http://www.vagos.es/showthread.php?t=452219

Piteas dijo...

Muchas gracias por el consejo.

Hace muy poco que me volví a ver la original de La cosa (del 51) y has conseguido que me pique el gusanillo con esta.
¡¡A ver que tal!!

Dr. Gonzo dijo...

Solo por el gran parecido que comparte con The Thing, del inmenso Carpenter, y por estar protagonizada por Eli Wallach creo que valdrá la pena verla.

Quimérico Inquilino dijo...

Gonzo, sólo comparte con The Thing el escenario y una amenaza de origen desconocido, que conste. Esta que ahora nos ocupa es una propuesta mucho más modesta que la magnífica cinta de Carpenter aunque también reviste interés, por supuesto.

Un saludo y gracias por los comentarios

Víctor Bilbao dijo...

Hola, amigo Quimérico,

Soy Víctor Bibao, del "farwestmadeinusa", y te escribo, primero porque, de casualidad, ya que no tengo apenas tiempo para navegar y meterme en otros blogs tan estupendos como este (que, por cierto, le da mil vueltas al mío...), y segundo porque ya que lo he hecho, apropiado me parece felicitarte.
Ahora que sé "dónde vives", te iré enviando mis comentarios sobre las pelis de las que hablas y yo he visto, así como las que ha visto mi hermano Iñaki.

Y otra cosa, mariposa, una pregunta que no sé si es apropiado aquí hacer, pero aprovecho la ocasión.
¿Sabrías decirme la dirección de algún blog o página web donde haya descargas de pelis, pero en otros géneros que no sean de terror.
No, no es que no me guste el buen (y el cutre también) cine de terror, series A, B, Z y H, sino que como bien sabrás sois bastantes los amigos que habláis de este género, que por lo que compruebo, creo que es el que más os gusta. Quizás esté equivocado, ojo.
Pero, ahora que he tenido un poco de tiempo para navegar por Intenet, me sé la dirección de los blogs sobre cine de terror. Al menos unos cuantos, pero para encontrar otros géneros, como el de aventuras, bélico, peplums, thrillers, negro, etc, etc, me las he pasado p....s y no lo he conseguido. Por mi torpeza, claro.

Bueno, te dejo, que ya te (os) he aburrido bastante.
Si me pudieras ayudar al respecto tú o algún otro/a amigo/a se lo agradecería en el alma.

Un cordial saludo y gracias por seguir mi blog.

Víctor Bilbao

Quimérico Inquilino dijo...

Querido, compañero, subestimas tu estupendo blog, auténtica base de datos de ese otro género que me apasiona que es el western.
En cualquier caso gracias por tus palabras.
A lo que me planteas, en breve te visito en tu casa y te respondo.

un saludo