martes, 9 de diciembre de 2008

LA BESTIA DE 1.000.000 DE OJOS (USA, 1955)

Título Original: The Beast with a Million Eyes. Director: David Kramarsky & Lou Place. Intérpretes: Paul Birch (Allan Kelley), Lorna Thayer (Carol Kelley), Dona Cole (Sandra Kelley), Leonard Tarver (Carl), Dick Sargent (Shériff Larry Brewster), Chester Conklin (Ben Webber), Bruce Whitmore (Voz Alien).
Síntomas: Un extraterrestre viene a La Tierra decidido a conquistarla. Para ello dominará las mentes, primero de los animales y luego de aquellos humanos más débiles mentalmente hablando. Como estas cosas llevan su tiempo, decide iniciar la invasión por un paraje semi desértico donde viven una familia de granjeros y un viejo con su vaca. Por algo se empieza.

Diagnóstico: El fin de la 2ª Guerra Mundial y, sobre todo, el inicio de la Guerra Fría entre estadounidenses y soviéticos supone un antes y un después en la evolución del cine Fantástico. A partir de estos años el cine de terror, propiamente dicho, perdería su hegemonía en beneficio de una rama que hasta entonces no había tenido un tratamiento importante en el cine: La Ciencia-Ficción. Durante los años 50 la amenaza de una guerra atómica, las pruebas nucleares, una hipotética invasión de los rusos, etc, quitaban el sueño al ciudadano medio estadounidense (véase a este respecto la reseña en este blog acerca de "La Hora Incógnita"). Una de las maneras más efectivas de advertir a la población y mantenerla siempre alerta era mediante metafóricas invasiones extraterrestres. Como muestra títulos tan emblemáticos como : "Invasores de Marte", "La Guerra de los Mundos" o la todavía aterradora "La Invasión de los ladrones de cuerpos".
El título que hoy ocupa este espacio entraría de lleno en esta corriente de amenazas alienigenas aunque desgraciadamente no llegue ni de lejos al nivel de estos títulos antes mencionados. Una película que parte de una premisa por lo menos original y que va más allá de la simple invasión de monstruitos. Aquí el alien en cuestión se vale para sus fines de los animales, los cuales se vuelven paulatinamente agresivos contra los humanos. Empiezan los pájaros (en un claro precedente al film de Alfred Hitchcock y poco a poco afecta a animales de mayor tamaño. Por si fuera poco, una familia con serios problemas de convivencia tendrá que dejar sus diferencias para unirse contra el nuevo ente que les amenaza. De esta manera un peligro universal encuentra su reflejo en el seno de un núcleo mucho más reducido, la familia, y gracias a esta amenaza externa, los integrantes de este núcleo básico en la organización de la sociedad humana, solucionarán su crisis, antecediendo de este mopdo en varias décadas a los films fantásticos de M. Night Shyamalan como "Señales" o la interesante aunque no bien rematada "El Incidente".
Pero ahí acaban las similitudes. Donde en los films de Shyamalan la tensión se hace palpable y logra contagiar al espectador que se ve identificado en el terror que sufren los protagonistas, en "La Bestia de 1.000.000 de ojos" todo es bastante risible y se mueve dentro de unos parámetros bastante lamentables tratándose de una de las peores producciones del gran Roger Corman. De hecho, lo primero que hizo Corman es vender una promo a los distribuidores y una vez que se aseguró la distribución se pudo manos a la obra para producirla. No sabe nada el viejo zorro.

Escenas como la del ataque del "furioso" perro de la familia no pueden si no provocarnos la carcajada más sonora cuando vemos al pobre animal intentando entrar a la casa de la manera más dócil del mundo mientras su dueña corre y grita desbocada como si la persiguiera una jauría de dobermans hambrientos. Y lo mismo decir del ataque de las gallinas o el de la pobre vaca a la que debieron de darle una pasada de cintarazos en el lomo para conseguir que se moviera con un poquito de velocidad. Delirante.

Y es que la pobreza de medios se hace patente a lo largo de todo el film. Un claro ejemplo se encuentra en la transición entre escenas de interior y las del exterior. Cuando los personajes de la granja entran a casa a través de la puerta vemos claramente que se rueda en unos estudios y que fuera no está ese desierto donde se supone se encuentra ubicada la granja. De igual modo, las ventanas de la casa están herméticamente cerradas durante todo el metraje incluso tratándose del pleno día. Y es que parece que ni siquiera había presupuesto para unos telones pintados que simularan el desierto al fondo y que, tratándose de una película en blanco y negro hubieran bastado para dar esa sensación de continuidad.
En cuanto al reparto, siendo condescendientes y pillándonos de buen humor, no podríamos tildar más que de discreto. El padre de familia está interpretado por Paul Birch, un actor de mandíbula cuadrada como él solo y al que reconocemos como característico en multitud de Westerns de serie B. La madre es Lorna Thayer, una eficiente actriz que aquí realiza su peor interpretación y a la que hemos visto en films mucho más afortunados como "La Amenaza de Andrómeda" o "Mi vida es mi vida". Pero si podemos recordar a alguien del reparto es a Dick Sargent que aquí debuta en su papel de joven Sheriff y que se haría mundialmente popular interpretando al marido de Samantha en la serie "Embrujada".
La fábula final, por supuesto, cuenta como la unidad familiar hace añicos los planes del malvado extraterrestre, incapaz de afectar las mentes de aquellos que se sienten unidos mediante el amor: La Familia unida jamás será vencida.

Todo esto podría hacer que la película nos resultara simpática y hasta divertida si no es por la innecesaria secuencia final donde por fin, aparece el extraterrestre de marras en un duelo mental entre él y nuestros protagonistas. La "Bestia" ha entrado con todo merecimiento en la pequeña historia de la infamia del cine de Sci-fi como una de sus creaciones más ridículas: una pequeña marioneta alienigena de hule que parece un mono chamuscado y que fue creado por Paul Blaisdell, responsable de los efectos especiales de otras producciones fantásticas como "It Conquered the World" o "Teenagers from Outer Space".

El caso es que hasta la más pequeña invasión alienígena necesita un mínimo presupuesto y talento para que esta llegue a su fin. Si no acabará como esta: con un puñado de gorriones estampándose en el parabrisas del coche.
No puede perdérsela: El completista de pelis con ataques extraterrestres por medio .
Abstenerse: Como casi todas las que pongo, el que no venga cargado de sentido del humor y buenas intenciones.

El ataque de la Vaca loca (atentos a cómo tiran de la cuerda para que la vaca se mueva)

E-Link: The Beast With A Million Eyes (1956) SATRip XviD.avi (V.O con subtítulos en castellano.)
Cómo comprarla:
De importación y junto a otra "maravilla" como Phantom from 10,000 Leagues. The Beast with a Million Eyes .

5 comentarios:

ATXEIN dijo...

MMmmmm, simplement demencial¡¡¡ Ya se hechaba de menos algùn comentario por esta casa..XDDD

Saludoss¡¡

Quimerico Inquilino dijo...

Joer, si es que voy loco de tiempo para pararme a pensar XDDDD
Pero si las navidades pasadas cayó la de "Santa Claus V. los marcianos" para estas navidades cae una por lo menos tan demencial XDDDD
Un saludo ATXEIN!!

Igor Von Slaughterstein dijo...

Y es que el cine loco de ciencia ficción años 50 es una fuente inagotable para mentes como las nuestras. Loor y gloria a casas de DVD como Latelier 13 que nos saca estas maravillas!! Y a este inmenso blog que nos las descubre.

Saludos!!

Eddie: dijo...

Pero que peliculas tan extrañas posteas XD...
Pasa por mi blog para recoger tu premio ;)

basterrak dijo...

¿Ningún clásico navideño B, quimérico?