domingo, 24 de enero de 2010

SUPERMAN & THE MOLE-MEN (USA, 1951)

Director: Lee Sholem. Intérpretes: George Reeves (Superman / Clark Kent), Phyllis Coates (Lois Lane), Jeff Corey (Luke Benson), Walter Reed (Bill Corrigan), J. Farrell MacDonald (Pop Shannon), Stanley Andrews (The Sheriff), Ray Walker (John Craig), Hal K. Dawson (Chuck Weber). Duración: 58 minutos.

Síntomas: Lois Lane y Clark Kent llegan a un pequeño pueblo para escribir un reportaje acerca del pozo petrolífero más profundo del mundo, ubicado en dicha población. Pero al llegar se encuentran que las instalaciones han tenido que ser clausuradas debido a una serie de inexplicables suscesos. Todo parece apuntar como culpable a una civilización proveniente del mismísimo centro de La Tierra. El pozo ha abierto un camino directo entre esos extraños seres y los humanos.

Diagnóstico: Cuando Jerry Siegel y Joe Shuster crearon al "Hombre de acero" poco podían adivinar que en realidad estaban dando nacimiento al modelo por el cual se gestarían después toda una galería de hombres con unas facultades sobrehumanas puestas al servicio de las más nobles empresas. Spiderman, Dan Defensor, La Masa, Los 4 Fantásticos, Batman, etc deben, en gran medida, su razón de ser a este hombre con pijama azul calzones y capa rojos y sempiterno caracolillo en la frente. Imprescindible, en este sentido leer la novela Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay escrita por Michael Chabon, para conocer (con las comprensibles licencias fantásticas) las vicisitudes de estos dos artistas para poder ver por fín publicado su creación.
La primera aparición en cómic data de 1938 y enseguida Superman se convirtió en un símbolo del "American Way of lyfe" y prototipo de la nueva figura heroica, alejado de los únicos héroes que existían por aquel entonces y que tenían en Tarzán, Robin Hood o El Zorro sus más distinguidos ejemplos.

No es mi intención hacer ahora un repaso por la filmografía del héroe en cuestión (una mera investigación por la web puede satisfacer cualquier curiosidad al respecto) para así centrarme en el título que nos ocupa y que ha sido elegido para su inclusión en esta Casa de locos, baúl de rarezas y curiosidades varias, debido a que se trata de la primera aparición cinematográfica de nuestro vecino del planeta Krypton. Anteriormente su aparición se había reducido a un par de seriales protagonizados por Kirk Alyn como Superman.
Pero no sólo el hecho de ser el primer largometraje del Héroe de Acero lo hace merecedor de una revisitación, sino también la circunstancia de estar encarnado por primera vez por uno de sus más emblemáticos intérpretes: George Reeves. Pese a su realización de apariencia televisiva, el film supuso tal éxito en los cines que propició inmediatamente la famosa serie interpretada por el mismísimo Reeves: Adventures of Superman , que gozaría de 6 temporadas con un total de 104 episodios de 25 minutos cada uno. De hecho, el film en cuestión se dividió en dos para constituir los dos últimos episodios de la primera temporada, un digno colofón sin duda.

Superman and the Mole-men tiene suficientes elementos para hacerla muy agradable de ver para el aficionado al fantástico de toda la vida. Y es que a pesar de su realización, como digo, excesivamente funcional, su argumento tiene la virtud de aunar elementos que remiten a los viejos clásicos de la Universal (esa turba enfurecida que persigue a los pobres monstruos sin que estos lleguen a comprender qué han podido hacer para cabrearlos tanto) con los temas recurrentes de la Sci-fi norteamericana de los años 50: la era atómica y la psicosis general a ser invadidos por una civilización extraña (vamos, los comunistas). De este modo, la película tiene interesantes momentos que, al menos, nos hacen rememorar otros grandes momentos ya vividos en títulos de mayor enjundia: la niña que , libre de prejuicios, permite a los monstruos compartir juegos con ella (momento este interrumpido por una histérica madre, el adulto, de nuevo símbolo de la intolerancia y el miedo a lo diferente), los hombres topo, cercados por la chusma en un lugar alto (esta vez una presa) emitiendo unos gritos de agonía capaz de compadecernos, etc.

El Superman-Clark Kent de Reeves

El uso de los efectos especiales no resultan tan pobres como podría esperarse en un film de tan escasos recursos, destacando el momento en el que Superman salva a uno de los hombres-topo de caer al vacío, los distintos despegues y aterrizajes de nuestro héroe (con un uso acertado de la elipsis), o la radioactividad que emanan esos seres cada vez que tocan un objeto. El aspecto de los Mole men (hombres topo) está bastante logrado, creando una mezcla de inquietud y conmiseración en el espectador, sensación que debió verse acrecentada en el espectador mucho más ingenuo de la época.

El apartado actoral es, sin duda, otro de los grandes atractivos de esta curiosidad. A George Reeve (uno de los bobos gemelos Tarleton en Lo que el viento se llevó) siempre le ha acompañado la sombra oscura del suicidio: cansado de no conseguir otros papeles distintos a los de Superman acabó descerrajándose un tiro. Pero lo cierto es que el Hollywood de la época gustaba mucho de crear historias melodramáticas que convirtieran a sus estrellas en mitos: así, nos ha llegado la leyenda que cuenta que Bela Lugosi durmió sus últimos años en un ataúd, embozado con su capa y creyéndose el Príncipe de las tinieblas, o que Johnny Weissmüller (lo siento, el único Tarzán para mí) acabó sus días en un manicomio lanzando patéticamente su característico grito de la jungla, extremos todos estos hoy día desmentidos por fuentes fiables.

Así, el fallecimiento de Reeves resultó digno de una película de suspense de la época ya que la policía siempre manejó la teoría del crimen pasional (Reeves mantenía una relación adúltera con la esposa de un alto directivo de la Metro). Sin embargo, este dato nunca pudo corroborarse conpruebas concretas y el informe oficial dicto un suicidio. Reeves, por aquel entonces estaba en la cima de la popularidad y cobrando un buen sueldo por su papel en la serie. Su carisma resultó tan difícil de sustituir que la cadena decidió suspenderla. El hombre de acero había fallecido víctima de una bala (de Krptonita sin duda, no podía ser de otra manera), al menos hasta su resurrección en la década de los 70.

Pero dejando de lado el tema de los cotilleos acerca de su final, hay que decir que Reeves puede resultar hoy día algo envarado con su eterna pose de brazos en jarra y esas hombreras prominentes que hacían todavía un poco más ridículo su traje si cabe, pero lo cierto es que lograba imprimir una gran personalidad al personaje captando todo el espíritu del cómic. Además resultaba un Clark Kent perfecto aunque desde luego menos torpón y cómico del que Christopher Reeve encarnaría unos años después. Phyllis Coates, por su parte, también recrea una Louis Lane bastante fiel al original de las viñetas, de fuerte carácter, impaciente con la pusilanimidad de su compañero, audaz pero con la suficiente feminidad que se le debe exigir a una mujer norteamericana de los años 50.

Junto a ellos destaca Jeff Corey como el villano de turno, el lider de la turba que pretende linchar a los hombres-topo y que no duda en disparar al mismísimo Superman (iluso) para lograr sus pérfidos objetivos. Corey era un eficaz característico que paseó sus tipos mal encarados en multitud de series y westerns como Valor de Ley, Dos hombres y un destino o Pequeño gran hombre, donde interpretaba al mismísimo Wild Bill Hickok.
En definitiva un curioso título, posiblemente el más inédito en la filmografía del hombre de acero, un discreto film reservado a los incondicionales del personaje que, no obstante, y como ya digo, hará las delicias de ese público que todavía sea capaz de ver estos films con los ojos con los cuales debieron verlos nuestros abuelos. Por cierto, estos no tuvieron la oportunidad de visionar el film debido a la absurda censura franquista: los hombres con superpoderes entraban en conflicto con los santos y ángeles de la iconografía cristiana y para evitar confundir a nuestra católica juventud, fueron prohibidos tanto los cómics como sus apariciones en pantalla hasta 1971, justo después que dejara el cargo nuestro Ministro de Información Fraga Iribarne, otro personaje al que la radiactividad también pareció dotarle especiales poderes en su día. Pero esa es otra historia.

Superman en acción

No puede perdérsela: Cualquier fan de Superman.
Abstenerse: Los que sean incapaces de ver el film con los ojos de un niño.
Venta: Como largometraje , junto al resto de la saga fílmica o dividido en dos episodios en la mítica Serie .
Enlace: Por primera vez, un enlace marca de la casa, realizada en su día para una web hoy tristemente desaparecida. Superman y los Mole-men (VOSE) por Quimerico_Inquilino[Tierrasantacovers-MADHOUSE].avi

15 comentarios:

mepi dijo...

Dan ganas de haber sido un niño norteamericano viendo esos seriales en el momento de su apogeo. Pero en fin, nos quedaremos con nuestro ROBERTO ALCAZAR Y PEDRÍN o nuestro CAPITÁN TRUENO en edición impresa ambos, que tampoco están nada mal.

adrián esbilla dijo...

Al igual que a Christopher Reeve luego, tal parecía que lo hubiera dibujado Joe Shuster.
¡Ay, cuánta ingenuidad perdida!
En fin...¿viste Hollywoodland?, no estaba del todo mal aunque al parete detectivesca curiosamente entorpecía lo verdaderamente interesante y era un reguero de tópicos. En cambio el retrato vital de Reeves, estaba lleno de sutileza y amargura a lo que sin duda ayudaba la, contra todo pronóstico, soberbia interpretación de Ben Afleck

basterrak dijo...

como siempre, otra obra maestra (y desquiciante)

Quimerico Inquilino dijo...

Desgraciadamente, mepi, todavía estamos esperando dignas representaciones cinematográficas de esos personajes que mencionas.

Pues sí que conocía la película que mencionas, Adrián, aunque no la he visto nunca precisamente por el protagonismo del insufrible Afleck. Ahora, si dices que está bien habrá que verlo y si se confirma hasta mencionarlo en esta casa de locos XD

Gracias Basterrak, a disfrutarla, que bien lo vale.

Saludos a todos!

Caronte dijo...

Qué pintaza! la desconocía, así que la pongo a bajar, además parece hecha para verla en 3-B(three beers) vision :P, aunque superman no es mi superhéroe favorito que digamos, siempre estoy abierto a nuevas bizarradas (y no incluyo aquí "superman returns" con brandon muñeco de cera routh porque vaya tela el remake...)

Gracias!

Salvador dijo...

En el pack Superman con toda la serie viene esa extraña película.Muy curiosa.

Obliterator dijo...

muy buena reseña, me acuerdo que cuando chico veía en blaco y negro a flash gordon, que gran serie, te transportaba a miles de kms. de donde estabas.

La serie del super tampoco era tenía desperdicio.

Un saludo!

Quimerico Inquilino dijo...

Pues sí, Caronte, tampoco ha estado Superman entre mis predilectos, pero es induddable que tiene algo para haber pervivido por encima de modas y demás.

Salvador, efectivamente, tanto en el cofre de las películas de SUperman como en la serie viene incluido este film.

Obli, que gozada esos seriales, insisto, para aquellos que somos capaces de verlos con los ojos de la gente de aquella época.

Un saludo a todos!

ATXEIN dijo...

Y yo que todavía no la vi..XDD

Aunque creo que todavía esperaré un tiempo, eso si, tu montaje, creo, que lo tengo hace ya tiempo..

Un saludo¡¡

Paperman dijo...

ESTO ES PURO SPAM:

Hola amigo,

Ante todo quisiera darte, aún con mucho retraso, las gracias por la publicidad que nos pusiste. También decirte que me he tomado la libertad de añadirte al blogroll de amigos de ultramundo si no es molestia.

Si quieres que te promocione algún evento o actividad que hagas no dudes en pedírmelo sin compromiso.

Un abrazo, Miguel (administrador de ultramundo)

tatiana dijo...

Hola¡
Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
Exitos con tu página.
Un beso
tatiana.
tajuanchita@gmail.com

veriweto dijo...

no me creo q atxein no la alla visto,no le vuelvas a hacer ese feo,jojojo,

Darkerr dijo...

Gran post, digno de Superman. No he visto aun este film pero ya dan muchas ganas. Muy buen post¡¡¡. ¡¡Saludos¡¡

Quimerico Inquilino dijo...

Muchas gracias, Darkerr. La verdad es que es una rareza entrañable.

Alimaña dijo...

La tengo bajada hace algún tiempo y tengo que verla un día de estos . Un saludo Quime